Hamish Fulton

The Road. Short Walks through the Iberian Peninsula. 1979-2008
Duration: April 25th – May 30th, 2008

Produced by Ortega Muñoz Foundation, The Road. Short Routes through the Iberian Peninsula 1979 – 2008 is the result of a direct commission, and can be considered as a retrospective approach to Hamish Fulton’s work in Spain. In a reference to a very specific activity, which gives it a special character (his walks through our peninsula), it shows the keys to his work and thought: his images tightly bound to landscape, his constant vision of the remaining path, his descriptive and brief texts which acquire a poetic sense, the presence of symbolic elements…

In order to realise the project, the British artist visited Extremadura from January 12th to February 1st, 2008. In this period he visited regional places such as Jerez de los Caballeros, Alburquerque, Guadalupe, Trujillo, Madroñera, Garciaz, Cañamero and Jaraíz de la Vera, Guadiana river. This was documented in the publication Río Luna Río [River Moon River]: A circular, 21-day walk around Extremadura, from and to Gaudiana River in Badajoz via Guadalupe, barefoot, counting forty-nine steps on a stone road, during January’s full mooned night, Spain eighth year of the twenty-first century. “Highlighting nature,” says Hamish Fulton “is nowadays a political act of capital importance.” As a student during the sixties of the prestigious St. Martins School of Art in London, where he met artists like Richard Long, the aim of making art upon the experience of walking has been defining and building itself in Fulton’s work since the beginning of the seventies, generating a variant of conceptual art concentrated in landscape and paving the way to one of the most innovating currents in art of the late 20th century. This “walking artist”, as he defines himself, has walked more than 24 countries and thousands of miles. His work, exhibited and gathered in some of the most important museums in the world, is a memory and a witness of a privileged relation with nature.

Hamish Fulton

A conversation with Miguel Fernández-Cid

April 2008

Hamish Fulton: “I am an artist who walks, not a walker who makes art.”

The Road. Short routes through the Iberian Peninsula, 1979-2008 is the descriptive name of Hamish Fulton’s exhibition (London 1946), organised by Ortega Muñoz Foundation and presented at MEIAC, and showing an excellent insight of his vital and aesthetic philosophy, as well as his intense relation with Spain.

Hamish Fulton defines himself as a “walking artist”, and confesses he needs the physical experience of walking: “If I were a painter, I would go into my atelier and paint pictures. Then, art collectors would be able to buy those pictures, knowing they could have some commercial value if they so wished. In that sense, I consider that a painter is a person who commits to his activity. In the case of my own art, I see it as divided in two different parts: first, the experience of walking, and in the second place the production of and artistic result. Art derived from walking has a potential of being varied. For example, when I walk in a group, I consider the other walkers as both participants and observers. In other words, walkers are participating and seeing the walk as a work of art. I have been walking and making art about walking for the last forty years. When I was a young artist, I took the firm decision of linking walking and art. I address the walks with an artist’s perspective, that’s why I call myself a walking artist. Walking has the possibility of touching many aspects in one’s life: relaxation, exercise, meditation, health, brain oxygenation, transport, sport, pacific demonstrations, art and much more”.

By watching him at the beginning of one of his walks, the attention is drawn to his ascetics, which is functional in the case of his luggage, but also ideological and conceptual in his attitude. His walks are a means of inner conversation. He always walks watching “the optical triangle of a straight route disappearing in infinity”. The texts going with his images draw our attention in the clarity of the separation between his attitude towards a walk (“The road ahead”) and the physical certainty (“The land below the feet”). He appears rigorously abiding to some “rules” imposed from the beginning: “As a contemporary artist, my rule was to walk the route at once, not in parts, and never by bike. These clear rules keep the essence of walking”.

In the books documenting short walks, he usually includes self-interviews. In one of them, he shoots the key question: “Why walk? Walking is the answer”. I ask him to go deeper. “Why walk? Walking is the answer means, to me, that walking is not a theory, walking is not an artistic material; walking is an experience, an artistic way on its own right. After walking several days, I have the impression that I can think more clearly, questions arise and I mentally struggle to answer them. Walking through paths leaves time for analysing and philosophising, walking through mountains requires more relaxed but alert physical attention. In some walks I take a brief and light book that may allow for contemplation at night, in the tent, such as phrases by the Chinese Taoist Lao-Tzu. Current politicians in Beijing should have read the following words by Lao-Tzu, instead of taking repressive measures against the Tibetans: If anyone desires to take the Empire in hand and govern it, I see that he will not succeed. The Empire is a divine utensil that may not be roughly handled. He who meddles with it, mars. He who holds it by force, loses it.”

These books usually open and close with images of mineral water labels, from the water he consumes in his walks. “I make collages with mineral water labels that I pull out of the plastic bottles of water that I drink in my walks. A serious dehydration may lead to spoiling a walk. Indirectly, these collages with water labels are a comment on the selling of water, and the elimination of plastic containers. Water is a subject of capital importance… the wars on water. Some time ago in our history, water was for free: now, due to the demand and the climate change, we have to pay for it. We pay for a magic substance that cannot be produced in factories by human beings. While part of the not consumed water ends up in the sewage, in other parts of the world there are people dying of thirst and desperately needing clean water. Water inspires me as an artist; it can arrive at many places. I consider that walking and words share that independent characteristic of water. Words can be translated from one language to another, be seen in many kinds of material, or simply be heard”.

He walks routes and paths, never highways, and vindicates his walks as a political act in a world dominated by cars. His reasons are different from the pilgrim’s, who warned him he was walking the wrong sense when he walked The Road to Santiago in the inverse sense. “I have walked through Spanish routes and highways. Our world has been built for cars, and from time to time a small rural path becomes a speedy and dangerous highway. Those who have planned the highways have forgotten to give legal alternatives for walkers, so you can only step back or break the law and go on. As regards current pilgrimages, I am for them, not against them. I don’t hold a catholic faith, and I can’t obey rules that would link me to Rome’s pope. As a contemporary artist, my attitude is inclusive; I accept all categories of walking, I get informed on them. I see the artistic walk as something that contributes in a creative way to the spectrum of traditional walks. As you were mentioning before, I have done the Road to Santiago in the opposite sense. I have also witnessed the positive energies this pilgrimage may generate. My religion is nature: clouds, wind, rain, darkness, starlight, the sun, the moon, birds, stones, lizards, rivers… the sea and the mountains”.

And what about Kavafis’ idea, that it was not important to get to the final destination (Itaca) but to experience the trip?

“As a walking artist I like savouring the trip, in its sense of transition, and at the same time to experience the satisfaction of walking all the road, till the chosen destination. To feel that euphoric state, quiet, standing at the end of a walk from coast to coast, looking at the sea. My photographs of empty highways may hold some relation with this. I took them all at different times of specific trips, but the also convey the idea of going nowhere. I took them all as a walker, not as a driver”.

His name is frequently linked to Richard Long, with whom he made his first projects, when students of the prestigious St. Martins School of Art in London, and with whom he travelled the Iberian Peninsula from coast to coast twice, in 1989 and 1990. However, Fulton observes the landscape, he does not modify it (“All texts and photographs in the walk are the artist’s work. None of the stone buildings are his”, warns a note preceding the images of a catalogue). He is also related to Land artists, but, as the artist suggests when he remembers one of his “commercial climbs”, “out of the world of art”, climbing the Denali in Alaska: “Mi private reason to reach the Delani’s peak was to make a comment on Land Art. As far as I know, no North American contemporary artist has seen this lake in Art History. Contrary to a work of Land Art, arriving at the top of the Denali only leaves temporal prints on the snow; but carbon prints cannot be hidden under layers of snow”. I ask him to comment on what makes his work something specific: “What makes my work something specific? My work is said to be hard to understand! That might be true, but I have never tried to make deliberately difficult art. Quoting Lao-Tzu: Difficult and easy mutually become reality. I am an artist who walks, not a walker making art. I am committed to walking”.

Two books have been edited by reason of this exhibition, which are closer to the artist’s idea of a book than to a catalogue. In Río Luna Río  [River Moon River], he remembers his walk in Extremadura, through the Via de la Plata, in 2008; in El camino  [The Road] there is a look on his short walks around the Peninsula. In one of the texts in the latter, Fulton is quite eloquent when describing his relation with Spain: “In 2001, when I was beginning to think once more of doing walks in Spain, I had to ask myself, Why Spain? The answer is crystal clear. Spanish people (I think) in the post-Franco period are (still) in a good mood. Sometimes I feel that entire countries have individual personalities. Spain: good mood. United States: authoritarians. China: not assuming responsibilities. They are simple but repetitive answers. Furthermore, Why Spain? In practical terms, Spain is for me the country where I personally felt most comfortable (informs an eye-witness) to walk routes. Walk like a car. Eat like a dog”.

It is tempting to interpret Fulton’s projects in a symbolic key. I suggest him to talk about how came up the idea of walking, following a spiral pattern, from Finisterre, the end of the world for the Romans, to Toledo, the city where Christians, Muslims and Jews coexisted. He does not hesitate: “In my 2005 walk from Finisterre to Toledo it wasn’t about the spiral shape. I designed the route on the basis of the directions of five coast-to-coast walks in Spain and Portugal that I made between 1989 and 2004. The supposed spiral shape reflects the walk’s five directions, East, South, West, North and East again, to finally arrive at the centre of the country. When an artist paints a spiral, he can control scale, colour and texture. When I walk, I set myself in a world I do not control, where many associations, conditions and coincidences may happen or be discovered. One might argue that my short walk links Roman influence to the coexistence of the three cultures. Even though, for me it was more about stopping at the end in Toledo, knowing I was being surrounded by a 1,552-mile walk”.

Hamish Fulton @ MEIAC

El camino. Rutas cortas por la Península Ibérica. 1979.2008

25 de abril / 30 de Mayo 2008

Hamish Fulton, Vía de la Plata (2008).

Hamish Fulton, Vía de la Plata (2008).
UNA CAMINATA CIRCULAR DE VENTIÚN DÍAS EN EXTREMADURA DESDE Y HACIA EL RÍO GUADIANA EN BADAJOZ/ VÍA GUADALUPE CON LOS PIES DESCALZOS CONTANDO CUARENTA Y NUEVA PASOS SOBRE UN SUELO EMPEDRADO/ DURANTE LA NOCHE DE LA LUNA LLENA DE ENERO/ ESPAÑA OCTAVO AÑO DEL SIGLO VEINTIUNO.

Hamish Fulton (2001-2004)

Hamish Fulton (2001-2004)

Hamish Fulton, Peatón en carretera circula por tu izquierda (2003)

Hamish Fulton, Peatón en carretera circula por tu izquierda (2003)
UN VIAJE A PIE DE 28 DÍAS POR CARRETERA DESDE LA COSTA SUR A LA COSTA NORTE DE ESPAÑA/ PARTIENDO DE LA DESEMBOCADURA DEL RÍO GUADALQUIVIR EN EL GOLFO DE CÁDIZ/ ACABANDO EN LA DESEMBOCADURA DEL RÍO NERVIÓN CERCA DE BILBAO 17 SEPTIEMBRE – 14 OCTUBRE 2003

Hamish Fulton (2003)

Hamish Fulton (2003)
UN VIAJE A PIE DE 28 DÍAS POR CARRETERA DESDE LA COSTA SUR A LA COSTA NORTE DE ESPAÑA/ PARTIENDO DE LA DESEMBOCADURA DEL RÍO GUADALQUIVIR EN EL GOLFO DE CÁDIZ/ ACABANDO EN LA DESEMBOCADURA DEL RÍO NERVIÓN CERCA DE BILBAO 17 SEPTIEMBRE – 14 OCTUBRE 2003

Hamish Fulton, Huellas en la Arena (2004)

Hamish Fulton, Huellas en la Arena (2004)

Hamish Fulton

El camino. Rutas cortas por la Península Ibérica. 1979.2008

Hamish Fulton. Vía de la Plata

Hamish Fulton. Vía de la Plata (2008)

Duración: 25 de abril / 30 de Mayo 2008

Producida por la Fundación Ortega Muñoz, El camino. Rutas cortas por la Península Ibérica 1979-2008 responde a un encargo directo y puede considerarse una aproximación retrospectiva a la obra realizada por Hamish Fulton en España. Referida a una actividad muy específica, que le da carácter especial (sus caminatas por nuestra península), muestra las claves de su trabajo y pensamiento: sus imágenes aferradas al paisaje, su visión constante del camino que queda; los textos descriptivos y escuetos que adquieren un sentido poético; la presencia de elementos simbólicos…

Para la realización del proyecto el artista británico permaneció en Extremadura entre el 12 de enero y el 1 de febrero de 2008; periodo durante el que visitó lugares de la región como Jerez de los Caballeros, Alburquerque, Guadalupe, Trujillo, Madroñera, Garciaz, Cañamero, Jaraíz de la Vera y que ha quedado documentado en la publicación Río Luna Río:

UNA CAMINATA CIRCULAR DE VENTIÚN DÍAS EN EXTREMADURA DESDE Y HACIA EL RÍO GUADIANA EN BADAJOZ VÍA GUADALUPE CON LOS PIES DESCALZOS CONTANDO CUARENTA Y NUEVE PASOS SOBRE UN SUELO EMPEDRADO DURANTE LA NOCHE DE LA LUNA LLENA DE ENERO ESPAÑA OCTAVO AÑO DEL SIGLO VEINTIUNO.

Hamish Fulton, Portugal y España (1989)

Hamish Fulton, Portugal y España (1989)

“Poner de relieve la naturaleza -en opinión de Hamish Fulton- es hoy en día un acto político de importancia capital”. Alumno durante los años 60 de la prestigiosa St. Martins School of Art, de Londres, en la que coincidió con artistas como Ricahrd Long, el propósito de hacer arte sobre la experiencia de caminar fue definiéndose y construyéndose en la obra de Fulton desde inicios de los años 70, generando una variante de arte conceptual interesada en el paisaje y dando origen a una de las corrientes más innovadoras del arte de la segunda mitad del siglo XX. A pie, a recorrido este “artista caminante” como se define a sí mismo, más de 24 países y miles de kilómetros y su trabajo, expuesto y recogido en algunos de los más importantes museos de todo el mundo, se propone como recuerdo y testimonio de una relación privilegiada con la naturaleza.

Hamish Fulton @ MEIAC (obras expuestas)

Más exposiciones

Mateusz Herczka | Federico Guzmán | Manuel Vilariño

Hamish Fulton

EL MUNDO. EL CULTURAL

EL MUNDO. EL CULTURAL

EL MUNDO. EL CULTURAL| JUEVES, 24 DE ABRIL DE 2008

“Soy un artista que hace caminatas, no un caminante que hace arte”

Miguel Fernández-Cid

 

Se ha pasado media vida caminando por el mundo y dice haber conseguido trasladar su arte al hecho de caminar. Su arte no es de acción, surge en los sesenta pero no es del todo conceptual y pese a que ocurre en la naturaleza, y aunque hayan caminado juntos, poco tiene del Land Art de Richard Long. El MEIAC de Badajoz, junto con la Fundación Ortega Muñoz, ha organizado esta muestra de Hamish Fulton, y nuestro crítico Miguel Fernández-Cid ha estado con él.

El camino. Rutas cortas por la Península Ibérica, 1979-2008 es el descriptivo título de la exposición de Hamish Fulton (Londres 1946) que, organizada por la Fundación Ortega Muñoz, presenta en el MEIAC un excelente repaso tanto a su filosofía vital y estética como a su intensa relación con España.

Hamish Fulton se define como “artista caminante” y confiesa que necesita la experiencia física de caminar: “Si fuera pintor, me metería en mi estudio y pintaría cuadros. A su vez, los coleccionistas podrían comprar esos cuadros sabiendo que tendrían algo de valor para vender si así lo desearan. En este sentido, considero que un pintor es un ser que se implica en una actividad. En el caso de mi propio arte, lo veo dividido en dos partes distintas. En primer lugar, la experiencia de hacer una caminata, y en segundo lugar el producir un resultado artístico. El arte derivado de las caminatas tiene el potencial de ser variado. Por ejemplo, cuando hago caminatas en grupo, considero a los caminantes tanto participantes como observadores. En otras palabras, los caminantes están participando y viendo la caminata como obra de arte. He estado haciendo caminatas y arte sobre caminar desde hace cuarenta años. Cuando era un artista joven, tomé la firme decisión de unir la caminata y el arte. Llego a la caminata desde la perspectiva de un artista, por eso me llamo a mí mismo artista caminante. Caminar tiene la posibilidad de tocar muchos aspectos de la vida: relajación, ejercicio, meditación, salud; oxigenar el cerebro, transporte, deporte, marchas de protesta pacíficas, arte y mucho más”.

Reglas inquebrantables

Al vede iniciar una de sus caminatas, sorprende su ascetismo, funcional en el caso del equipaje, pero también ideológico y conceptual en su actitud. Su caminar es un modo de conversación interior. Camina viendo siempre, delante, “el triángulo óptico de una carretera recta desapareciendo en la infinidad”. En los textos que acompañan a sus imágenes, llama la atención la claridad con la que separa la actitud con la que afronta la caminata (El comino por delante) de la certeza física (El suelo bajo los pies). Se muestra riguroso en seguir unas “reglas” impuestas desde el principio: “Como artista contemporáneo, mi regla era caminar la ruta entera de un tirón, no en tramos, y nunca en bicicleta. Estas reglas claras son las que mantienen la esencia de la caminata”.

En los libros que documentan pequeñas caminatas, suele incluir auto entrevistas; en una, lanza la pregunta clave: “¿Por qué caminar? Caminar es la respuesta”. Le pido que lo amplíe: “Why walk? Walking, is the answer significa, para mí, que caminar no es una teoría, caminar no es un material artístico; la caminata es una experiencia, es una forma artística de pleno derecho. Tras varios días caminando tengo la impresión de que puedo pensar con mayor claridad, surgen preguntas y lucho mentalmente para contestarlas. Caminar por senderos deja tiempo para analizar y filosofar, caminar por montañas requiere mayor atención física, relajada pero alerta. En algunas caminatas llevo un libro breve y ligero que me permita la contemplación por las noches, en la tienda de campaña, por ejemplo frases del taoísta chino Lao-Tzu; los actuales gobernantes en Beijing habrían hecho bien en leer las siguientes palabras de Lao-Tzu en lugar de emprender otra vez medidas represivas contra los tibetanos: Aquellos que se adueñarían del mundo y lo gobernarían, n0 pueden retenerlo; porque el mundo es una vasija espiritual y no puede forzarse. Quien lo fuerza, lo estropeo; quien lo retiene, lo pierde.

Esos libros suelen abrirse  y cerrarse con imágenes de etiquetas de las botellas de agua que consume en su caminar: “Hago collages con etiquetas de marcas de agua que quito de las botellas de plástico con el agua que bebo en mis caminatas. Una grave deshidratación puede dar al traste con una caminata. De modo indirecto, estos collages con etiquetas de agua son un comentario sobre la venta de agua y la eliminación de recipientes de plástico. El agua es un tema de importancia capital… Las guerras del agua. En cierto momento de nuestra historia, el agua era gratuita; ahora, por la demanda y el cambio c1imático, tenemos que pagar por ella. Pagamos por una sustancia mágica que los seres humanos no podemos producir en fábricas. Mientras parte del agua no consumida se va por el desagüe, en otras partes del mundo hay gente que muere de sed y necesita desesperadamente agua limpia. El agua me inspira como artista, el agua puede llegar a muchos lugares. Considero que las caminatas y las palabras comparten esa característica de independencia del agua. Las palabras pueden traducirse de un idioma a otro, verse en muchos tipos de material o, simplemente, escucharse”.

Camina por carreteras y caminos, nunca por autopistas, y reivindica sus caminatas como un acto político en un mundo dominado por el automóvil. Sus motivos son distintos a los de los peregrinos que le advertían que iba en sentido equivocado cuando, partiendo de Santiago de Compostela, siguió el Camino de Santiago en sentido inverso: “He caminado por autovías y autopistas españolas. Nuestro mundo ha sido construido para el coche y, de vez en cuando, un pequeño sendero rural se convierte en una rápida y peligrosa autopista. Los planificadores de carreteras olvidaron proporcionar alternativas legales para los caminantes, así que uno sólo puede volver sobre sus pasos o quebrantar la ley y continuar. En cuanto a las peregrinaciones actuales, estoy a favor, no en contra. No soy de fe católica y no puedo obedecer reglas que me vincularían con el Papa en Roma. Como artista contemporáneo mi actitud es inclusiva, acepto todas las categorías de caminatas, me informo sobre ellas. Veo la caminata arttística como algo que contribuye de forma creativa al espectro de las caminatas tradicionales. Como tú mencionas, yo he hecho el Camino de Santiago en sentido inverso. También he sido testigo de las energías positivas que puede generar esta peregrinación. Mi religión es la naturaleza: nubes, viento, lluvia, oscuridad, la luz de las estrellas, el sol, la luna, pájaros, piedras, lagartijas, ríos … el mar y las montañas”. ¿Y la idea de Kavafis de que lo importante no es llegar al destino (Ítaca) sino la experiencia del viaje? “Como artista caminante me gusta saborear el viaje, con su sentido de transición, y a la vez experimentar la satisfacción de hacer todo el camino, hasta el destino elegido. Sentir ese estado de euforia, quieto, de pie, al final de una caminata de costa a costa, mirando el mar. Puede que mis fotografías de carreteras vacías tengan relación con esto. Las hice todas a horas diferentes de viajes específicos, pero también comunican la idea de no ir a ninguna parte. Las hice todas como caminante, no como conductor”.

Hamish Fulton y el Land Art

Con frecuencia, su nombre se une al de Richard Long, con quien realizó sus primeros proyectos, siendo alumnos en la prestigiosa St. Martins School of Art londinense, y con quien recorrió la Península Ibérica de costa a costa dos veces, en 1989 y 1990, pero Fulton observa el paisaje, no lo modifica (“Todos los textos y fotografías de las caminatas son obra del artista. Ninguna de las construcciones de piedra son suyas”, advierte una nota previa a las imágenes de un catálogo). También se le relaciona con los artistas del Land Art, pero, como sugiere el artista cuando recuerda una de sus “escaladas comerciales”, “fuera del mundo del arte”, la ascensión a la cima del Denali, en Alaska: “Mi razón privada para coronar la cima del Denali era hacer un comentario sobre el Land Art. Que yo sepa, ningún artista contemporáneo norteamericano ha visto esta laguna en la historia del arte. Al contrario que una obra de Land Art, coronar la cima del Denali deja sólo huellas temporales en la nieve; sin embargo, las huellas de carbono no pueden enterrarse bajo capas de nieve”. Le pido que comente lo que cree que hace específico su trabajo: “¿Qué es lo que hace específico mi trabajo? ¡Dicen que mi obra es difícil de entender! Puede que sea cierto, pero nunca he intentado hacer un arte deliberadamente difícil. Citando a Lao-Tzu: Difícil y fácil se hacen realidad mutuamente. Soy un artista que hace caminatas, no un caminante que hace arte. Estoy comprometido con la caminata”.

Con motivo de la actual exposición se han editado dos libros, más próximos a la idea de libro de artista que al catálogo. En Río Luna Río recuerda su caminata extremeña, por la Vía de la Plata, en 2008; en El camino se repasan sus caminatas corras por la Península Ibérica. En uno de los textos del segundo, Fulton se muestra elocuente al describir su relación con España: “En 2001, cuando empezaba de nuevo a pensar en realizar caminatas en España, tuve que preguntarme a mí mismo, ¿por qué España? La respuesta es muy clara. Los españoles (creo yo) en la era post-Franco (todavía) están de buen humor. A veces, siento que países enteros tienen las personalidades de individuos. España: buen humor. Estados Unidos: autoritarios. China: sin asumir responsabilidades. Respuestas simples pero repetitivas. Para continuar, ¿por qué España? En términos prácticos, España para mí es el país en el que he estado personalmente (informe de testigo ocular) más cómodo para hacer caminatas por carretera. Camina como un coche. Come como un perro”.

Culturas en el camino

Interpretar los proyectos de Fulton en clave simbólica es una tentación. Le propongo que cuente cómo surgió la idea de caminar, siguiendo un trazado en espiral, entre Finisterre, el fin del mundo para los romanos, y Toledo, la ciudad en la que convivieron las religiones cristiana, musulmana y judía. No lo duda: “Mi caminata, en 2005, de Finisterre a Toledo no trataba principalmente sobre la forma espiral. Tracé el camino basándome en las direcciones de cinco caminatas de costa a costa en España y Portugal que hice entre 1989 y 2004. La supuesta espiral reflejaba las cinco direcciones de la caminata, Este, Sur, Oeste, Norte y de nuevo Este para terminar en el centro del país. Cuando un artista pinta una espiral, puede controlar la escala, el color y la textura. Cuando camino, me coloco en un mundo que no controlo, donde pueden suceder o descubrirse muchas asociaciones, condiciones y coincidencias. Se podría decir que mi pequeña caminata vincula la influencia romana a la coexistencia de las tres culturas. Aun así, para mí se trataba más bien de detenerme al final en Toledo, sabiendo que me rodeaban los 2.498 kilómetros de caminata”.

FOM-icone-fundo-50px

¿ES ÚTIL LO INVISIBLE?

A B C.  ABC DE LAS ARTES Y LAS LETRAS

A B C. ABC DE LAS ARTES Y LAS LETRAS

A B C. ABC DE LAS ARTES Y LAS LETRAS | SABADO, 10 DE MAYO DE 2008

EL CAMINO. RUTAS CORTAS POR LA PENÍNSULA IBÉRICA, 1979-2008.

Hamish Fulton
MEIAC, Badajoz
Producción: Fundación Ortega Muñoz
Hasta el 30 de mayo

 

Javier Rubio Nomblot

La Fundación Ortega Muñoz ha echado a andar de la mano de Hamish Fulton y presenta una exposición con sus famosas series de caminatas por la península ibérica. De igual modo, edita una serie de libros con poemas inspirados en la obra del pintor extremeño.

Si Fulton escribe que «caminar es una forma de arte por derecho propio» es porque ha concluido que sus caminatas artísticas discurren por un territorio perfectamente virgen. Se desvincula así del Land Art -que ciertamente puede ser entendido como una práctica escultórica- y de su compañero de estudios y andanzas Richard Long pero, sobre todo, se aleja de los espacios cerrados del arte: «cuando terminas de hacer una escultura ¿qué tienes? Una escultura. Cuando terminas una caminata ¿qué tienes? Nada» (y también: «las caminatas son como las nubes vienen y se van»). La obra, no tanto como rémora -algo que obsesionaba a los artistas conceptuales, de los cuales Fulton también se desliga- cuanto como objeto por definir en un espacio por definir (si se quiere, un presente en el que sumergirse en el paisaje del modo que sea es «un acto político», por ejemplo).

EJERCICIO FISICO

Precisamente eso es lo que más podría interesar de esta concreta exposición en el MEIAC: que en principio no recoge documento alguno; tiene forma sin tenerla, existe sin estar («una caminata es como un objeto invisible en un mundo complejo»); no hay apenas fotografías, pero tampoco hay textos: están, por decirlo de algún modo, los títulos de los textos (una tipografía, un cierto diseño); y ese modo de hacer desaparecer no ya la obra, sino la experiencia -las experiencias: ¿cuántas cosas se piensan, se ven y suceden a lo largo de una caminata de varias semanas de duración?- indicando simplemente que ha tenido lugar, impacta y tiñe de radicalidad lo que no deja de ser un acto poético (se trata, de hecho, de un paso lógico en la trayectoria del artista: «otra evolución más reciente es que para mí también es posible hacer una caminata que se transmita sólo por lenguaje oral. Haz una caminata, escribe un texto, léelo a un público»).

«No hay palabras en la naturaleza» pero al cabo de cuarenta años caminando, Hamish Fulton (Londres, 1946) ha tenido evidentemente, mucho tiempo para pensar (tal vez de eso se trate; aunque el artista no piensa, sino que hace; por eso la caminata es, ante todo, un ejercicio físico) y sus textos son concisos y tienen mucha enjundia. También dan pie a muchas interpretaciones. Coincidiendo con la muestra, la Fundación Ortega Muñoz ha editado dos libros que, dada la especial relación que mantiene este artista con España, me parecen esenciales: El camino, donde se documenta la totalidad de las caminatas cortas de Fulton por España y Portugal entre 1979 y 2008, y Río Luna Río -«una caminata circular de veintiún días en Extremadura, desde y hacia el río Guadiana, en Badajoz vía Guadalupe, con los pies descalzos, contando cuarenta y nueve pasos sobre un suelo empedrado, durante la noche de luna llena»- un proyecto específico realizado el pasado mes de enero.

Fulton conoce a Richard Long en la St. Martin´s School of Art y con él realiza dos caminatas largas por la Península Ibérica. Long, como es sabido, también es un caminante; pero interviene siempre en el paisaje y lo que le interesan son las huellas que deja en él, ya sean apenas perceptibles -la hierba que aplasta al pisar- o muy visibles, como sus apilamientos de rocas. Fulton, por el contrario, no modifica nada; sólo camina y realiza su obra «empleando lo que ya estaba allí» y dejándolo intacto.

POR CARRETERAS SECUNDARIAS.

Hay numerosos puntos de contacto entre sus obras, como son las resonancias ecologistas y la concepción del paseo como «objeto» -«un objeto no puede competir con una experiencia»-, pero en la base del trabajo de Hamish Fulton se halla el concepto económico de «civilización del automóvil»: «todas mis caminatas son un comentario sobre nuestra sociedad dependiente del coche. Caminar por carreteras es un acontecimiento inusual dentro de un entorno normal»; esto, a su vez, está relacionado con «la decisión personal de ser un artista, sin otro sustento económico»: las caminatas de Fulton también son subversivas en la medida en que cobra por hacerlas; es lógico, por tanto, que tienda a eliminar todo rastro de ellas, incluso en la sala de exposiciones; aunque no se trata tanto de un arte crítico con la institución cuanto -como decía al principio-, del avistamiento de un territorio por completo inexplorado: «mi motivo privado para alcanzar la cima del Denali (Alaska, 2004) era hacer una observación sobre el Land Art. Que yo sepa, ningún artista estadounidense contemporáneo había visto este vacío en la historia del arte. A diferencia de hacer Land Art, escalar el Denali sólo deja huellas momentáneas en la nieve. Sin embargo, las huellas del carbono no pueden enterrarse bajo capas de nieve».

CONTÍNUAS LUCHAS.

«¿Por qué caminar? Caminar es la respuesta», dice el artista. René Passeron había señalado que «pintar es una conducta» y que «de la semiología de lo pictórico se puede escribir o hablar, pero para hacerla verdaderamente se ha de pintar». Pero entonces, de nuevo estamos preguntándonos por qué es arte la caminata o, si se prefiere, por qué lo es la pintura. La obra de Hamish Fulton gira en torno a su temprana decisión, cuando aún era estudiante, de dedicarse en exclusiva a la caminata -«la vida es una cadena de continuas luchas desde la juventud hasta la vejez. En este escenario de preocupación y miedo podemos construir una experiencia, realizar una caminata, que ocupa un espacio en nuestras vidas y, al igual que un objeto, tiene principio y fin pero que, a diferencia de un objeto, no se puede ver»- y de su total compromiso con esta anti-forma plástica.

Decisión -de ser «un artista que camina, no un caminante que hace arte»- y compromiso con la obra: la de Fulton trata del artista; y cuando afirma, con total rotundidad, que «una idea poderosa puede generar energía física», nos permite vislumbrar mejor que ningún otro ese territorio utópico hacia el que las vanguardias se dirigen desde hace cien años: un lugar en el que el arte existe al margen del contexto -la pesadilla de Duchamp- o, si se prefiere, un mundo en el que caminar sirve para algo.

 

FOM-icone-fundo-50px

Hamish Fulton: soy un artista que hace caminatas

HAMISH FULTON
Conversación con Miguel Fernández-Cid
Abril, 2008

Hamish_Fulton_test

“Soy un artista que hace caminatas, no un caminante que hace arte”

El camino. Rutas cortas por la Península Ibérica, 1979-2008 es el descriptivo título de la exposición de Hamish Fulton (Londres 1946) que, organizada por la Fundación Ortega Muñoz, presenta en el MEIAC un excelente repaso tanto a su filosofía vital y estética como a su intensa relación con España.

Hamish Fulton se define como “artista caminante” y confiesa que necesita la experiencia física de caminar: “Si fuera pintor, me metería en mi estudio y pintaría cuadros. A su vez, los coleccionistas podrían comprar esos cuadros sabiendo que tendrían algo de valor para vender si así lo desearan. En este sentido, considero que un pintor es un ser que se implica en una actividad. En el caso de mi propio arte, lo veo dividido en dos partes distintas. En primer lugar, la experiencia de hacer una caminata, y en segundo lugar el producir un resultado artístico. El arte derivado de las caminatas tiene el potencial de ser variado. Por ejemplo, cuando hago caminatas de grupo, considero a los caminantes tanto participantes como observadores. En otras palabras, los caminantes están participando y viendo la caminata como obra de arte. He estado haciendo caminatas y arte sobre caminar desde hace cuarenta años. Cuando era un artista joven, tomé la firme decisión de unir la caminata y el arte. Llego a la caminata desde la perspectiva de un artista, por eso me llamo a mí mismo artista caminante. Caminar tiene la posibilidad de tocar muchos aspectos de la vida: relajación, ejercicio, meditación, salud; oxigenar el cerebro, transporte, deporte, marchas de protesta pacíficas, arte y mucho más”.

Al verle iniciar una de sus caminatas, sorprende su ascetismo, funcional en el caso del equipaje, pero también ideológico y conceptual en su actitud. Su caminar es un modo de conversación interior. Camina viendo siempre, delante, “el triángulo óptico de una carretera recta desapareciendo en la infinidad”. En los textos que acompañan a sus imágenes, llama la atención la claridad con la que separa la actitud con la que afronta la caminata (“El camino por delante”) de la certeza física (“El suelo bajo los pies”). Se muestra riguroso en seguir unas “reglas” impuestas desde el principio: “Como artista contemporáneo, mi regla era caminar la ruta entera de un tirón, no en tramos, y nunca en bicicleta. Estas reglas claras son las que mantienen la esencia de la caminata”.
En los libros que documentan pequeñas caminatas, suele incluir autoentrevistas; en una, lanza la pregunta clave: “¿Por qué caminar? Caminar es la respuesta”. Le  pido que lo amplíe: “Why walk? Walking, is the answer significa, para mí, que caminar no es una teoría, caminar no es un material artístico; la caminata es una experiencia, es una forma artística de pleno derecho. Tras varios días caminando tengo la impresión de que puedo pensar con mayor claridad, surgen preguntas y lucho mentalmente para contestarlas. Caminar por senderos deja tiempo para analizar y filosofar, caminar por montañas requiere mayor atención física, relajada pero alerta. En algunas caminatas llevo un libro breve y ligero que me permita la contemplación por las noches, en la tienda de campaña, por ejemplo frases del taoísta chino Lao-Tzu; los actuales gobernantes en Beijing habrían hecho bien en leer las siguientes palabras de Lao-Tzu en lugar de emprender otra vez medidas represivas contra los tibetanos: Aquellos que se adueñarían del mundo y lo gobernarían, no pueden retenerlo; porque el mundo es una vasija espiritual y no puede forzarse. Quien lo fuerza, lo estropea; quien lo retiene, lo pierde”.

Esos libros suelen abrirse y cerrarse con imágenes de etiquetas de las botellas de agua que consume en su caminar: “Hago colages con etiquetas de marcas de agua que quito de las botellas de plástico con el agua que bebo en mis caminatas. Una grave deshidratación puede dar al traste con una caminata. De modo indirecto, estos colages con etiquetas de agua son un comentario sobre la venta de agua y la eliminación de recipientes de plástico. El agua es un tema de importancia capital… Las guerras del agua. En cierto momento de nuestra historia, el agua era gratuita; ahora, por la demanda y el cambio climático, tenemos que pagar por ella. Pagamos por una sustancia mágica que los seres humanos no podemos producir en fábricas. Mientras parte del agua no consumida se va por el desagüe, en otras partes del mundo hay gente que muere de sed y necesita desesperadamente agua limpia. El agua me inspira como artista, el agua puede llegar a muchos lugares. Considero que las caminatas y las palabras comparten esa característica de independencia del agua. Las palabras pueden traducirse de un idioma a otro, verse en muchos tipos de material o, simplemente, escucharse”.

Camina por carreteras y caminos, nunca por autopistas, y reivindica sus caminatas como un acto político en un mundo dominado por el automóvil. Sus motivos son distintos a los de los peregrinos que le advertían que iba en sentido equivocado cuando, partiendo de Santiago de Compostela, siguió el Camino de Santiago en sentido inverso: “He caminado por autovías y autopistas españolas. Nuestro mundo ha sido construido para el coche y, de vez en cuando, un pequeño sendero rural se convierte en una rápida y peligrosa autopista. Los planificadores de carreteras olvidaron proporcionar alternativas legales para los caminantes, así que uno sólo puede volver sobre sus pasos o quebrantar la ley y continuar. En cuanto a las peregrinaciones actuales, estoy a favor, no en contra. No soy de fe católica y no puedo obedecer reglas que me vincularían con el Papa en Roma. Como artista contemporáneo mi actitud es inclusiva, acepto todas las categorías de caminatas, me informo sobre ellas. Veo la caminata artística como algo que contribuye de forma creativa al espectro de las caminatas tradicionales. Como tú mencionas, yo he hecho el Camino de Santiago en sentido inverso. También he sido testigo de las energías positivas que puede generar esta peregrinación. Mi religión es la naturaleza: nubes, viento, lluvia, oscuridad, la luz de las estrellas, el sol, la luna, pájaros, piedras, lagartijas, ríos… el mar y las montañas”. ¿Y la idea de Kavafis de que lo importante no es llegar al destino (Ítaca) sino la experiencia del viaje? “Como artista caminante me gusta saborear el viaje, con su sentido de transición, y a la vez experimentar la satisfacción de hacer todo el camino, hasta el destino elegido. Sentir ese estado de euforia, quieto, de pie, al final de una caminata de costa a costa, mirando el mar. Puede que mis fotografías de carreteras vacías tengan relación con esto. Las hice todas a horas diferentes de viajes específicos, pero también comunican la idea de no ir a ninguna parte. Las hice todas como caminante, no como conductor”.

Con frecuencia, su nombre se une al de Richard Long, con quien realizó sus primeros proyectos, siendo alumnos en la prestigiosa St Martins School of Art londinense, y con quien recorrió la Península Ibérica de costa a costa dos veces, en 1989 y 1990, pero Fulton observa el paisaje, no lo modifica (“Todos los textos y fotografías de las caminatas son obra del artista. Ninguna de las construcciones de piedra son suyas”, advierte una nota previa a las imágenes de un catálogo). También se le relaciona con los artistas del Land Art, pero, como sugiere el artista cuando recuerda una de sus “escaladas comerciales”, “fuera del mundo del arte”, la ascensión a la cima del Denali, en Alaska: “Mi razón privada para coronar la cima del Denali era hacer un comentario sobre el Land Art. Que yo sepa, ningún artista contemporáneo norteamericano ha visto esta laguna en la historia del arte. Al contrario que una obra de Land Art, coronar la cima del Denali deja sólo huellas temporales en la nieve; sin embargo, las huellas de carbono no pueden enterrarse bajo capas de nieve”. Le pido que comente lo que cree que hace específico su trabajo: “¿Qué es lo que hace específico mi trabajo? ¡Dicen que mi obra es difícil de entender! Puede que sea cierto, pero nunca he intentado hacer un arte deliberadamente difícil. Citando a Lao-Tzu: Difícil y fácil se hacen realidad mutuamente. Soy un artista que hace caminatas, no un caminante que hace arte. Estoy comprometido con la caminata”.

Con motivo de la actual exposición se han editado dos libros, más próximos a la idea de libro de artista que al catálogo. En Río Luna Río recuerda su caminata extremeña, por la Vía de la Plata, en 2008; en El camino se repasan sus caminatas cortas por la Península Ibérica. En uno de los textos del segundo, Fulton se muestra elocuente al describir su relación con España: “En 2001, cuando empezaba de nuevo a pensar en realizar caminatas en España, tuve que preguntarme a mí mismo, ¿por qué España? La respuesta es muy clara. Los españoles (creo yo) en la era post-Franco (todavía) están de buen humor. A veces, siento que países enteros tienen las personalidades de individuos. España: buen humor. Estados Unidos: autoritarios. China: sin asumir responsabilidades. Respuestas simples pero repetitivas. Para continuar, ¿por qué España? En términos prácticos, España para mí es el país en el que he estado personalmente (informe de testigo ocular) más cómodo para hacer caminatas por carretera. Camina como un coche. Come como un perro”.

Interpretar los proyectos de Fulton en clave simbólica es una tentación. Le propongo que cuente cómo surgió la idea de caminar, siguiendo un trazado en espiral, entre Finisterre, el fin del mundo para los romanos, y Toledo, la ciudad en la que convivieron las religiones cristiana, musulmana y judía. No lo duda: “Mi caminata, en 2005, de Finisterre a Toledo no trataba principalmente sobre la forma espiral. Tracé el camino basándome en las direcciones de cinco caminatas de costa a costa en España y Portugal que hice entre 1989 y 2004. La supuesta espiral reflejaba las cinco direcciones de la caminata, Este, Sur, Oeste, Norte y de nuevo Este para terminar en el centro del país. Cuando un artista pinta una espiral, puede controlar la escala, el color y la textura. Cuando camino, me coloco en un mundo que no controlo, donde pueden suceder o descubrirse muchas asociaciones, condiciones y coincidencias. Se podría decir que mi pequeña caminata vincula la influencia romana a la coexistencia de las tres culturas. Aun así, para mí se trataba más bien de detenerme al final en Toledo, sabiendo que me rodeaban los 2.498 kilómetros de caminata”.

[Volver a Conversaciones]

FOM-icone-fundo-50px