Hamish Fulton @ MEIAC

El camino. Rutas cortas por la Península Ibérica. 1979.2008

25 de abril / 30 de Mayo 2008

Hamish Fulton, Vía de la Plata (2008).

Hamish Fulton, Vía de la Plata (2008).
UNA CAMINATA CIRCULAR DE VENTIÚN DÍAS EN EXTREMADURA DESDE Y HACIA EL RÍO GUADIANA EN BADAJOZ/ VÍA GUADALUPE CON LOS PIES DESCALZOS CONTANDO CUARENTA Y NUEVA PASOS SOBRE UN SUELO EMPEDRADO/ DURANTE LA NOCHE DE LA LUNA LLENA DE ENERO/ ESPAÑA OCTAVO AÑO DEL SIGLO VEINTIUNO.

Hamish Fulton (2001-2004)

Hamish Fulton (2001-2004)

Hamish Fulton, Peatón en carretera circula por tu izquierda (2003)

Hamish Fulton, Peatón en carretera circula por tu izquierda (2003)
UN VIAJE A PIE DE 28 DÍAS POR CARRETERA DESDE LA COSTA SUR A LA COSTA NORTE DE ESPAÑA/ PARTIENDO DE LA DESEMBOCADURA DEL RÍO GUADALQUIVIR EN EL GOLFO DE CÁDIZ/ ACABANDO EN LA DESEMBOCADURA DEL RÍO NERVIÓN CERCA DE BILBAO 17 SEPTIEMBRE – 14 OCTUBRE 2003

Hamish Fulton (2003)

Hamish Fulton (2003)
UN VIAJE A PIE DE 28 DÍAS POR CARRETERA DESDE LA COSTA SUR A LA COSTA NORTE DE ESPAÑA/ PARTIENDO DE LA DESEMBOCADURA DEL RÍO GUADALQUIVIR EN EL GOLFO DE CÁDIZ/ ACABANDO EN LA DESEMBOCADURA DEL RÍO NERVIÓN CERCA DE BILBAO 17 SEPTIEMBRE – 14 OCTUBRE 2003

Hamish Fulton, Huellas en la Arena (2004)

Hamish Fulton, Huellas en la Arena (2004)

Hamish Fulton

El camino. Rutas cortas por la Península Ibérica. 1979.2008

Hamish Fulton. Vía de la Plata

Hamish Fulton. Vía de la Plata (2008)

Duración: 25 de abril / 30 de Mayo 2008

Producida por la Fundación Ortega Muñoz, El camino. Rutas cortas por la Península Ibérica 1979-2008 responde a un encargo directo y puede considerarse una aproximación retrospectiva a la obra realizada por Hamish Fulton en España. Referida a una actividad muy específica, que le da carácter especial (sus caminatas por nuestra península), muestra las claves de su trabajo y pensamiento: sus imágenes aferradas al paisaje, su visión constante del camino que queda; los textos descriptivos y escuetos que adquieren un sentido poético; la presencia de elementos simbólicos…

Para la realización del proyecto el artista británico permaneció en Extremadura entre el 12 de enero y el 1 de febrero de 2008; periodo durante el que visitó lugares de la región como Jerez de los Caballeros, Alburquerque, Guadalupe, Trujillo, Madroñera, Garciaz, Cañamero, Jaraíz de la Vera y que ha quedado documentado en la publicación Río Luna Río:

UNA CAMINATA CIRCULAR DE VENTIÚN DÍAS EN EXTREMADURA DESDE Y HACIA EL RÍO GUADIANA EN BADAJOZ VÍA GUADALUPE CON LOS PIES DESCALZOS CONTANDO CUARENTA Y NUEVE PASOS SOBRE UN SUELO EMPEDRADO DURANTE LA NOCHE DE LA LUNA LLENA DE ENERO ESPAÑA OCTAVO AÑO DEL SIGLO VEINTIUNO.

Hamish Fulton, Portugal y España (1989)

Hamish Fulton, Portugal y España (1989)

“Poner de relieve la naturaleza -en opinión de Hamish Fulton- es hoy en día un acto político de importancia capital”. Alumno durante los años 60 de la prestigiosa St. Martins School of Art, de Londres, en la que coincidió con artistas como Ricahrd Long, el propósito de hacer arte sobre la experiencia de caminar fue definiéndose y construyéndose en la obra de Fulton desde inicios de los años 70, generando una variante de arte conceptual interesada en el paisaje y dando origen a una de las corrientes más innovadoras del arte de la segunda mitad del siglo XX. A pie, a recorrido este “artista caminante” como se define a sí mismo, más de 24 países y miles de kilómetros y su trabajo, expuesto y recogido en algunos de los más importantes museos de todo el mundo, se propone como recuerdo y testimonio de una relación privilegiada con la naturaleza.

Hamish Fulton @ MEIAC (obras expuestas)

Más exposiciones

Mateusz Herczka | Federico Guzmán | Manuel Vilariño

Federico Guzmán @ MEIAC

La canción del tomaco. Crónicas de viaje de una planta espiritual (2013)

Federico Guzmán La Canción del Tomaco 2013 Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (vista de la instalación)

FEDERICO GUZMÁN
La Canción del Tomaco
2013
Vista de la instalación
Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo

Federico Guzmán, vista de la instalación en el MEIAC (2013)

FEDERICO GUZMÁN
La Canción del Tomaco
2013
Vista de la instalación
Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo

Federico Guzmán La Canción del Tomaco 2013 Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (vista de la instalación)

FEDERICO GUZMÁN
La Canción del Tomaco
2013
Vista de la instalación
Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo

FGuzman_la_cancion_del_tomaco_2013_04_560px

FEDERICO GUZMÁN
La Canción del Tomaco
2013
Vista de la instalación
Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo

Federico Guzmán La Canción del Tomaco 2013 Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (vista de la instalación)

FEDERICO GUZMÁN
La Canción del Tomaco
2013
Vista de la instalación
Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo

FGuzman_cancion_del_tomaco_6_560px

FEDERICO GUZMÁN
La Canción del Tomaco
2013
Vista de la instalación
Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo

Federico Guzmán

La canción del tomaco. Crónicas de viaje de una planta espiritual

Federico GuzmánLa canción del tomaco. Crónicas de viaje de una planta espiritual (2913).

Federico Guzmán
La canción del tomaco. Crónicas de viaje de una planta espiritual

7 de febrero / 9 de abril de 2013
Comisario: Michel Hubert

Ideada por Federico Guzmán y comisariada por Michel Hubert, la exposición recoge las experiencias del artista con el tomaco, una planta fantástica, injerto de tomate y tabaco que saltó a la fama en un capítulo de Los Simpsons. En un recorrido de la ficción a la realidad, el artista se apropió del invento para cultivarlo. El tomate y el tabaco pertenecen a la misma familia de plantas, las solanáceas, lo que permite su injerto y crianza en una sola mata. Uniendo sus tallos y compartiendo su clorofila, las frutas de tomate crecen en raíces de tabaco, y funden sus nombres, mitos y genealogías. El tomate, sustancioso alimento, es el cuerpo; y el tabaco, planta sagrada y chamánica es el espíritu. La alianza del tomaco propone señas de un camino de sabiduría regido por la proporcionalidad, la reciprocidad y la complementariedad.

Federico Guzmán Tomaco Hombre-Mujer

Federico Guzmán
El hombre tomate y la mujer tabaco, 2007
Técnica mixta sobre papel 200 x 150 cm

Patrocinado por la Fundación Ortega Muñoz y mostrado en la sede del MEIAC, el proyecto incluye dibujos, grabados, fotografías y vídeos, además de una espectacular intervención en las paredes del museo y una aplicación con realidad aumentada que permite el cultivo virtual de la planta. El injerto de tomate y tabaco, desarrollado en parte en la comarca de Las Villuercas, contó con la colaboración del naturalista Joaquín Araujo. Pero es algo más que un experimento agrícola, o una metáfora visual. En la obra desarrollada por Federico Guzmán se comprometen también otros intereses. De una parte su mensaje nos dice que en la naturaleza se atesoran recursos que pueden, al mismo tiempo, alimentar cuerpo y espíritu. De otra advierte sobre la sobreexplotación química de los cultivos que está poniendo en grave riesgo la conservación del medio ambiente.

 

Web de la canción del Tomaco

Federico Guzmán @ MEIAC (obras expuestas, 2013)

 

Más exposiciones

Hamish Fulton | Mateusz Herczka | Manuel Vilariño |

Manuel Vilariño

Fragmentos de un viaje

Manuel Vilarino, Fragmentos de un viaje (2012)

Manuel Vilarino, Fragmentos de un viaje (2012)

12 de abril al 12 de junio de 2013

Patrocinada por la Fundación Ortega Muñoz y la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Extremadura, la exposición muestra el trabajo realizado por el fotógrafo Manuel Vilariño sobre el paisaje extremeño durante el otoño de 2012. Para el artista coruñés (Premio Nacional de Fotografía 2007), el paisaje es una imagen cultural, una forma visual de representar, estructurar o simbolizar lugares. Y fotografiar un paisaje, elegir a través de la mirada fragmentos de naturaleza. Mirada que selecciona y organiza el espacio atendiendo tanto a la memoria visual como a la imaginación.

Manuel Vilariño, Fragmentos de un viaje (2012)

Manuel Vilariño, Fragmentos de un viaje (2012)

Para él, fotografiar la naturaleza significa prestar atención a un territorio: a su geología, a su apariencia, a la forma en que es perfilado por la luz. Pero es también buscar imágenes que representen una visión radical del paisaje como ejercicio de soledad y composición de silencios. Fiel a esa idea, en su proyecto sobre Extremadura las imágenes de Vilariño muestran el paisaje de la región a través de la experiencia del artista y nos hablan no sólo del espacio de lo visible, sino también de lo invisible: de su soledad o emociones. Apoyado en una sólida y reconocida trayectoria, Manuel Vilariño representó a España en la 52 Bienal de Venecia.

Manuel Vilariño @ MEIAC (obras expuestas, 2013)

Más exposiciones

Hamish FultonMateusz Herczka | Federico Guzmán |

FOM-icone-fundo-50px

Manuel Vilariño @ MEIAC

Fragmentos de un viaje

MANUEL VILARIÑO Fragmentos de un viaje 2012

MANUEL VILARIÑO
Fragmentos de un viaje
2012

Inicio la segunda parte de un diario, fragmentos de un viaje, notas que desde hoy mismo, 1 de diciembre de 2012, formarán parte de un proyecto más amplio sobre Extremadura, el Alentejo y quizás algo más desconocido.

Fragmentos, pensamientos, recuerdos, escritos en cualquier lugar, en la mañana o en la noche. Anotaciones sin secretos, desde la luz o la sombra, en algún lugar donde la inspiración exista y el cansancio lo permita.

— in Manuel Vilariño, Fragmentos de un viaje (2012).

mvilarino_fragmentos_de_un_viaje_2012_02_560px

MANUEL VILARIÑO
Fragmentos de un viaje
2012

MANUEL VILARIÑO Fragmentos de un viaje 2012

MANUEL VILARIÑO
Fragmentos de un viaje
2012

MANUEL VILARIÑO Fragmentos de un viaje 2012

MANUEL VILARIÑO
Fragmentos de un viaje
2012

MANUEL VILARIÑO Fragmentos de un viaje 2012

MANUEL VILARIÑO
Fragmentos de un viaje
2012

MANUEL VILARIÑO Fragmentos de un viaje 2012

MANUEL VILARIÑO
Fragmentos de un viaje
2012

MANUEL VILARIÑO Fragmentos de un viaje 2012

MANUEL VILARIÑO
Fragmentos de un viaje
2012

Caminar en la niebla por caminos y sendas, sin esperar nada, sin saber dónde estás, ni adónde vas. Árboles desnudos en campos baldíos, la imagen de los sueños, enigma.
Encinas, alcornoques, olivos, castaños, madroños, robles, pinos… La dehesa es mi estudio.
Hablar con la naturaleza, en soledad, y escuchar.

[…]

Silencioso vuela el pájaro solitario.
Invisible en lo alto.
Lento vuelo hacia la luz misteriosa de la desaparición. Hay algo indecible.

[…]

Solos en el castillo de Jarandilla de la Vera, donde se alojó Carlos V. No hay nadie, una sensación extraña en esta isla de piedra y silencio.
Me tumbo sobre la cama, leo de nuevo “El fruto de la nada” del Maestro Eckhart. Las aclaraciones no tienen sentido. Llegó la noche y el silencio.

in VILARIÑO, Manuel. Fragmentos de un viaje. Badajoz: Fundación Ortega Muñoz, 2012.

Mateusz Herczka @ MEIAC

Laboratorio para investigar lo plausible del caso ocurrido en el sótano de Jim

Mateusz_Herczka_killifish_01_2009_560px

MATEUSZ HERCZKA
Laboratory to ascertain plausibility of Jim’s Basement floor anecdote (Laboratorio para investigar lo plausible del caso ocurrido en el sótano de Jim)
2009.
Imagen del vuelo de un killifish saltando fuera de un acuario opaco

Mateusz_Herczka_killifish_02_2009_560px

MATEUSZ HERCZKA
Laboratory to ascertain plausibility of Jim’s Basement floor anecdote (Laboratorio para investigar lo plausible del caso ocurrido en el sótano de Jim)
2009
Imagen del vuelo de un killifish saltando fuera de un acuario transparente

Mateusz_Herczka_killifish_03_2009_560px

MATEUSZ HERCZKA
Laboratory to ascertain plausibility of Jim’s Basement floor anecdote (Laboratorio para investigar lo plausible del caso ocurrido en el sótano de Jim)
2009
Imagen de un killifish en un acuario

Mateusz_Herczka_killifish_04_2009_560px

MATEUSZ HERCZKA
Laboratory to ascertain plausibility of Jim’s Basement floor anecdote (Laboratorio para investigar lo plausible del caso ocurrido en el sótano de Jim)
2009
Imagen de una fase del montaje de la obra

Mateusz_Herczka_killifish_05_2009_560px

MATEUSZ HERCZKA
Laboratory to ascertain plausibility of Jim’s Basement floor anecdote (Laboratorio para investigar lo plausible del caso ocurrido en el sótano de Jim)
2009
Imagen de la instalación en el MEIAC

Mateusz_Herczka_killifish_06_2009_560px

MATEUSZ HERCZKA
Laboratory to ascertain plausibility of Jim’s Basement floor anecdote (Laboratorio para investigar lo plausible del caso ocurrido en el sótano de Jim)
2009
Imagen de la instalación en el MEIAC

Mateusz_Herczka_killifish_07_2009_560px

MATEUSZ HERCZKA
Laboratory to ascertain plausibility of Jim’s Basement floor anecdote (Laboratorio para investigar lo plausible del caso ocurrido en el sótano de Jim)
2009
Imagen de la instalación en el MEIAC

……………………………………………………………………………..

Otras obras en la exposición

Mateusz Herczka Vanda vista de la instalación

MATEUSZ HERCZKA
Life Support Systems: Vanda
2005
Vista de la instalación en MEIAC (2009)
Colección: Museo Iberoamericano de Arte Contemporáneo, Badajoz, España

Mateusz Herczka 44/13 2003 (vista de la instalación)

MATEUSZ HERCZKA
44/13
2003
Vista de la instalación en MEIAC (2009)

Mateusz Herczka

Laboratorio para investigar lo plausible del caso ocurrido en el sótano de Jim

Mateusz Herczka (cartel de la exposición/ verso)

Mateusz Herczka (cartel de la exposición/ verso)

Junio, 2009

Esta obra es una reflexión sobre las estrategias de supervivencia de las especies, o de resistencia de las formas de vida al estrés ambiental, enfocada hacia un análisis simbólico del comportamiento de una especie de pequeños peces vulgarmente designados como killifish. Este pequeño e insignificante pez —de la familia Rivulus punctatus— habita en zonas húmedas del Sur de Estados Unidos, Cuba, etc., pero ha sido distribuido por mano humana en extensas zonas de América Central y Sur, Península Ibérica y Australia — por sus estimadas capacidades de destruir los huevos y larvas del mosquito causante de la Malaria.

El killifish salta de charco en charco para sobrevivir. Cuando el agua se va, este famoso comedor de larvas de mosquito muere, pero sus huevos sobreviven a la llegada de una lluvia providencial. Otro método famoso de supervivencia de este pequeño animal es el salto que practica incesantemente de un pequeño charco a otro, en su búsqueda de la principal fuente de la vida; el agua.

Mateusz Herczka ˜Killifish, 2011

Mateusz Herczka, ˜Killifish, 2011

Asociada al killifish hay una inmensa red humana que protege su amenazada supervivencia.

Asociaciones de amantes del killifish estudian los respectivos hábitats y comportamientos, además de proseguir en la tarea de clasificación de sus inagotables variaciones de forma y color. Esta especie de bio hackers pasa gran parte de su tiempo libre dedicada a estudiar y proteger el killifish, intercambiando información y ejemplares, sea en exposiciones y reuniones más o menos discretas, sea ¡enviando huevos por correo!

Se trata en efecto de una red social muy efectiva. Al cuidar de una especie poco considerada en el mundo sofisticado de la acuariofilia de lujo, los amantes del killifish lo que transmiten en realidad es la imagen de una preocupación holística especialmente oportuna en los tiempos que estamos viviendo.

En esta obra (resultado de un encargo de la Fundación Ortega Muñoz) se revela, bajo una forma simbólica, la complejidad de este fascinante universo de responsabilidad simbiótica.

Mateusz Herczka @ MEIAC (imagenes del proceso y de la exposición)

Título original: Lab JBF — Laboratory to Ascertain Plausibility of Jim’s Basement Floor Anecdote.

Laboratory of Risk

Un debate sobre arte y ciencia: la sesión se llama «Laboratorio de Riesgo» (“Laboratory of Risk”), por eso he decidido hablar de Puddle Drive-Through Simulation and Open Out of Body Experience desde la perspectiva de la toma de riesgos. Este debate se ha hecho en Wroclaw en el Congreso Europeo de la Cultura 2011. Nos pusieron en un espacio enorme e hicieron una especie de tribunal con filas de sillas vacías. Tal vez parezca raro en las emisiones… Otros ponentes en el debate fueron Lukasz Turski, Eran Neuman y Graham Burnett. El debate completo puede verse en Inglés. Más (en inglés).

 

Más exposiciones

Hamish Fulton | Federico Guzmán | Manuel Vilariño

FOM-icone-fundo-50px

La infiltración de la cultura

Mateusz Herczka desplazando killifish para un acuario. Foto: MH (detalle).

Mateusz Herczka desplazando killifish para un acuario. Foto: MH (detalle).

Mateusz Herczka
Conversación con António Cerveira Pinto
Julio, 2009

Mateusz Herczka es un artista europeo de origen polaco, actualmente vive en Estocolmo, su obra tiene mucho que ver con años de aprendizaje en Estados Unidos y una ya larga experiencia creativa en Holanda, donde ha realizado la mayoría de sus trabajos. Esta breve entrevista  se ha mantenido con ocasión de la producción de la obra encargada por la Fundación Ortega Muñoz: «Laboratorio para investigar lo plausible del caso ocurrido en el sótano de Jim», o «Lab JBF».

ACP— ¿Cómo llegaste a un título tan largo?
Mateusz Herczka (MH)— ¡Bueno, creo que me inspiré en los títulos largos de los trabajos científicos! La idea que hay detrás de este proyecto es, por así decirlo, algo parecido a una investigación típicamente científica. Hay muchas historias sobre el comportamiento de una especie de peces genéricamente denominada “Killifish”, las cuales no han sido hasta ahora comprobadas experimentalmente. Es decir, se supone que estos pequeños peces viven en condiciones extremas —en pequeños charcos, que luego se secan—, obligando a las parejas de Killifish a cambiar de lugar, pululando de un charco a otro, hasta que mueren, dejando sus huevos a la espera de que vuelva la lluvia. Todavía nadie ha comprobado esta teoría, por lo que no se sabe si es verdadera o tan sólo un mito. Hay en el mundo miles de coleccionistas que cuidan de esta especie  que defienden la hipótesis de que los Killifish, para sobrevivir, saltan de charco en charco. El hecho de que muchas veces estos peces se escapen de los acuarios sin dejar rastro prueba, según ellos, que tienen que saltar para sobrevivir. El problema es que nadie lo ha visto hasta ahora…

ACP— Pero con tantos acuariofilistas en todo el mundo cuidando a cientos de miles de Killisfish, ¿cómo es posible que no haya pruebas?
MH— Bueno, el propósito de los acuariofilistas fans del Killifish no es probar las capacidades acrobáticas de estos diminutos peces, que dan por hecho, pero sí garantizar su supervivencia amenazada y estudiar su comportamiento específico. De hecho, su capacidad acrobática es una especie de mito. Como es también un mito, sobre todo en África, que se crea que llegan con las lluvias — es decir,  ¡¡que lluevan literalmente!!

ACP—  Me interesa saber cómo se produjo el descubrimiento de la capacidad de supervivencia de los Killisfish.
MH— Bueno, hay incluso una anécdota que pasa de correo en correo en la web sobre la capacidad extraordinaria de los Killifish para moverse en el suelo, saltando de un charco a otro. El escenario de esta historia es el sótano del fundador de la Asociación Canadiense de Killifish, el ahora famoso Jim. Él tiene un montón de acuarios en su sótano, con Killifish de las más variadas especies y familias. Un día le visitó un amigo suyo, y mientras miraba los acuarios y conversaba con él, se dio cuenta de que uno de ellos estaba vacío. Al preguntarle, extrañado, por ese acuario vacío, Jim respondió:
«¿Qué dice la etiqueta del acuario?», y el amigo contestó: «Rivulus punctatus»… , y Jim: «¡Pues qué lástima! ¡Otro más que se escapó!».

Al volver al sótano un poco más tarde el amigo se percató de que había un par de pececillos en el suelo, nadando en un pequeño charco de agua que procedía de una instalación de grandes dimensiones, de esas que alimentan los acuarios. «¿Qué te parecen?» — preguntó Jim. «Rivulus…» — le contestó el amigo. Y Jim, cruzando los dedos: «Pues déjalos ahí…».

Seis meses más tarde el amigo volvió a su sótano. Por curiosidad, dirigió la mirada hacia el suelo en dirección a la esquina donde había visto los Killifish en su última visita. Los dos Rivulus seguían todavía allí, en el charco de agua, pero habían doblado o triplicado su tamaño, hasta unos siete centímetros de largo. Sus cuerpos sobresalían casi la mitad fuera del agua. Y además, ¡estaban rodeados por una prole de unos cuarenta pececitos! El amigo comentó a Jim: «Hay una gran cantidad de peces abajo!». Y Jim: «Sí, ya lo sé. Les gusta más el suelo que mis acuarios».

La verdad es que estos movimientos, estos saltos, suceden con toda probabilidad, pero no hay testimonios empíricos de los mismos.

ACP— De ahí la idea de estudiar este mito en el contexto de una «investigación» artística.
MH— Exacto. Así que diseñé un sistema de acuarios preparados para facilitar los saltos de los Rivulus Punctatus y otras especies de Killifish. En la preparación de esta obra, en mi estudio, monté un dispositivo de captura de video para grabar los movimientos y los esperados saltos del Killifish. En una de las situaciones, dos acuarios contiguos transparentes permiten al pez ver el lugar para donde va; y en una segunda situación, oculté la visión del acuario contiguo, para de esta forma verificar si aún así el Rivulus saltaba o no. En los dos casos el Killifish obró según su instinto de supervivencia, saltando fuera de su acuario — la primera vez, hacía otro acuario que podía ver; la segunda, ¡hacia el vacío! Creo que ha sido la primera vez que se ha grabado la prueba visual de que los Killifish, y en particular la especie Rivulus, son capaces de saltar una altura hasta diez veces su longitud. Y lo hacen regularmente, buscándose la vida. De esta forma aseguran la permanencia evolutiva de la especie.

ACP— Pero, desde ese punto de vista, ¿qué grado de implicación, o responsabilidad, crees que puede corresponderle al activismo eco-filosófico de los amantes del Killifish en su supervivencia?
MH— En efecto, me interesaba considerar su implicación en esta obra: exponer la relación casi simbiótica generada a lo largo de las últimas décadas entre esta especie de peces aparentemente insignificantes y las personas. Debido a su predilección por alimentarse de los huevos y larvas de mosquito, han sido utilizados desde el principio del siglo XX para combatir la propagación de la malaria en algunas zonas del mundo. Los resultados han sido contradictorios, ya que la introducción de los Killifish en hábitats nuevos ha provocado la devastación en algunas especies de peces, pues el Killisfish, en particular la especie Rivulus Punctatus, es muy agresiva. En todo caso, esta experiencia de guerra biológica ha permitido al Killifish, hoy amenazado por la aridez extrema y los cambios climáticos en general, experimentar con éxito una nueva estrategia de supervivencia: ¡la infiltración cultural en la especie humana! La red planetaria de los fans del Killisfish es, por así decirlo, un seguro de vida inesperado de una de las muchas especies amenazadas por los cambios climáticos y por los daños que la humanidad viene causando a la gran mayoría de los ecosistemas terrestres.

[Volver a Conversaciones]

FOM-icone-fundo-50px

Hamish Fulton

EL MUNDO. EL CULTURAL

EL MUNDO. EL CULTURAL

EL MUNDO. EL CULTURAL| JUEVES, 24 DE ABRIL DE 2008

“Soy un artista que hace caminatas, no un caminante que hace arte”

Miguel Fernández-Cid

 

Se ha pasado media vida caminando por el mundo y dice haber conseguido trasladar su arte al hecho de caminar. Su arte no es de acción, surge en los sesenta pero no es del todo conceptual y pese a que ocurre en la naturaleza, y aunque hayan caminado juntos, poco tiene del Land Art de Richard Long. El MEIAC de Badajoz, junto con la Fundación Ortega Muñoz, ha organizado esta muestra de Hamish Fulton, y nuestro crítico Miguel Fernández-Cid ha estado con él.

El camino. Rutas cortas por la Península Ibérica, 1979-2008 es el descriptivo título de la exposición de Hamish Fulton (Londres 1946) que, organizada por la Fundación Ortega Muñoz, presenta en el MEIAC un excelente repaso tanto a su filosofía vital y estética como a su intensa relación con España.

Hamish Fulton se define como “artista caminante” y confiesa que necesita la experiencia física de caminar: “Si fuera pintor, me metería en mi estudio y pintaría cuadros. A su vez, los coleccionistas podrían comprar esos cuadros sabiendo que tendrían algo de valor para vender si así lo desearan. En este sentido, considero que un pintor es un ser que se implica en una actividad. En el caso de mi propio arte, lo veo dividido en dos partes distintas. En primer lugar, la experiencia de hacer una caminata, y en segundo lugar el producir un resultado artístico. El arte derivado de las caminatas tiene el potencial de ser variado. Por ejemplo, cuando hago caminatas en grupo, considero a los caminantes tanto participantes como observadores. En otras palabras, los caminantes están participando y viendo la caminata como obra de arte. He estado haciendo caminatas y arte sobre caminar desde hace cuarenta años. Cuando era un artista joven, tomé la firme decisión de unir la caminata y el arte. Llego a la caminata desde la perspectiva de un artista, por eso me llamo a mí mismo artista caminante. Caminar tiene la posibilidad de tocar muchos aspectos de la vida: relajación, ejercicio, meditación, salud; oxigenar el cerebro, transporte, deporte, marchas de protesta pacíficas, arte y mucho más”.

Reglas inquebrantables

Al vede iniciar una de sus caminatas, sorprende su ascetismo, funcional en el caso del equipaje, pero también ideológico y conceptual en su actitud. Su caminar es un modo de conversación interior. Camina viendo siempre, delante, “el triángulo óptico de una carretera recta desapareciendo en la infinidad”. En los textos que acompañan a sus imágenes, llama la atención la claridad con la que separa la actitud con la que afronta la caminata (El comino por delante) de la certeza física (El suelo bajo los pies). Se muestra riguroso en seguir unas “reglas” impuestas desde el principio: “Como artista contemporáneo, mi regla era caminar la ruta entera de un tirón, no en tramos, y nunca en bicicleta. Estas reglas claras son las que mantienen la esencia de la caminata”.

En los libros que documentan pequeñas caminatas, suele incluir auto entrevistas; en una, lanza la pregunta clave: “¿Por qué caminar? Caminar es la respuesta”. Le pido que lo amplíe: “Why walk? Walking, is the answer significa, para mí, que caminar no es una teoría, caminar no es un material artístico; la caminata es una experiencia, es una forma artística de pleno derecho. Tras varios días caminando tengo la impresión de que puedo pensar con mayor claridad, surgen preguntas y lucho mentalmente para contestarlas. Caminar por senderos deja tiempo para analizar y filosofar, caminar por montañas requiere mayor atención física, relajada pero alerta. En algunas caminatas llevo un libro breve y ligero que me permita la contemplación por las noches, en la tienda de campaña, por ejemplo frases del taoísta chino Lao-Tzu; los actuales gobernantes en Beijing habrían hecho bien en leer las siguientes palabras de Lao-Tzu en lugar de emprender otra vez medidas represivas contra los tibetanos: Aquellos que se adueñarían del mundo y lo gobernarían, n0 pueden retenerlo; porque el mundo es una vasija espiritual y no puede forzarse. Quien lo fuerza, lo estropeo; quien lo retiene, lo pierde.

Esos libros suelen abrirse  y cerrarse con imágenes de etiquetas de las botellas de agua que consume en su caminar: “Hago collages con etiquetas de marcas de agua que quito de las botellas de plástico con el agua que bebo en mis caminatas. Una grave deshidratación puede dar al traste con una caminata. De modo indirecto, estos collages con etiquetas de agua son un comentario sobre la venta de agua y la eliminación de recipientes de plástico. El agua es un tema de importancia capital… Las guerras del agua. En cierto momento de nuestra historia, el agua era gratuita; ahora, por la demanda y el cambio c1imático, tenemos que pagar por ella. Pagamos por una sustancia mágica que los seres humanos no podemos producir en fábricas. Mientras parte del agua no consumida se va por el desagüe, en otras partes del mundo hay gente que muere de sed y necesita desesperadamente agua limpia. El agua me inspira como artista, el agua puede llegar a muchos lugares. Considero que las caminatas y las palabras comparten esa característica de independencia del agua. Las palabras pueden traducirse de un idioma a otro, verse en muchos tipos de material o, simplemente, escucharse”.

Camina por carreteras y caminos, nunca por autopistas, y reivindica sus caminatas como un acto político en un mundo dominado por el automóvil. Sus motivos son distintos a los de los peregrinos que le advertían que iba en sentido equivocado cuando, partiendo de Santiago de Compostela, siguió el Camino de Santiago en sentido inverso: “He caminado por autovías y autopistas españolas. Nuestro mundo ha sido construido para el coche y, de vez en cuando, un pequeño sendero rural se convierte en una rápida y peligrosa autopista. Los planificadores de carreteras olvidaron proporcionar alternativas legales para los caminantes, así que uno sólo puede volver sobre sus pasos o quebrantar la ley y continuar. En cuanto a las peregrinaciones actuales, estoy a favor, no en contra. No soy de fe católica y no puedo obedecer reglas que me vincularían con el Papa en Roma. Como artista contemporáneo mi actitud es inclusiva, acepto todas las categorías de caminatas, me informo sobre ellas. Veo la caminata arttística como algo que contribuye de forma creativa al espectro de las caminatas tradicionales. Como tú mencionas, yo he hecho el Camino de Santiago en sentido inverso. También he sido testigo de las energías positivas que puede generar esta peregrinación. Mi religión es la naturaleza: nubes, viento, lluvia, oscuridad, la luz de las estrellas, el sol, la luna, pájaros, piedras, lagartijas, ríos … el mar y las montañas”. ¿Y la idea de Kavafis de que lo importante no es llegar al destino (Ítaca) sino la experiencia del viaje? “Como artista caminante me gusta saborear el viaje, con su sentido de transición, y a la vez experimentar la satisfacción de hacer todo el camino, hasta el destino elegido. Sentir ese estado de euforia, quieto, de pie, al final de una caminata de costa a costa, mirando el mar. Puede que mis fotografías de carreteras vacías tengan relación con esto. Las hice todas a horas diferentes de viajes específicos, pero también comunican la idea de no ir a ninguna parte. Las hice todas como caminante, no como conductor”.

Hamish Fulton y el Land Art

Con frecuencia, su nombre se une al de Richard Long, con quien realizó sus primeros proyectos, siendo alumnos en la prestigiosa St. Martins School of Art londinense, y con quien recorrió la Península Ibérica de costa a costa dos veces, en 1989 y 1990, pero Fulton observa el paisaje, no lo modifica (“Todos los textos y fotografías de las caminatas son obra del artista. Ninguna de las construcciones de piedra son suyas”, advierte una nota previa a las imágenes de un catálogo). También se le relaciona con los artistas del Land Art, pero, como sugiere el artista cuando recuerda una de sus “escaladas comerciales”, “fuera del mundo del arte”, la ascensión a la cima del Denali, en Alaska: “Mi razón privada para coronar la cima del Denali era hacer un comentario sobre el Land Art. Que yo sepa, ningún artista contemporáneo norteamericano ha visto esta laguna en la historia del arte. Al contrario que una obra de Land Art, coronar la cima del Denali deja sólo huellas temporales en la nieve; sin embargo, las huellas de carbono no pueden enterrarse bajo capas de nieve”. Le pido que comente lo que cree que hace específico su trabajo: “¿Qué es lo que hace específico mi trabajo? ¡Dicen que mi obra es difícil de entender! Puede que sea cierto, pero nunca he intentado hacer un arte deliberadamente difícil. Citando a Lao-Tzu: Difícil y fácil se hacen realidad mutuamente. Soy un artista que hace caminatas, no un caminante que hace arte. Estoy comprometido con la caminata”.

Con motivo de la actual exposición se han editado dos libros, más próximos a la idea de libro de artista que al catálogo. En Río Luna Río recuerda su caminata extremeña, por la Vía de la Plata, en 2008; en El camino se repasan sus caminatas corras por la Península Ibérica. En uno de los textos del segundo, Fulton se muestra elocuente al describir su relación con España: “En 2001, cuando empezaba de nuevo a pensar en realizar caminatas en España, tuve que preguntarme a mí mismo, ¿por qué España? La respuesta es muy clara. Los españoles (creo yo) en la era post-Franco (todavía) están de buen humor. A veces, siento que países enteros tienen las personalidades de individuos. España: buen humor. Estados Unidos: autoritarios. China: sin asumir responsabilidades. Respuestas simples pero repetitivas. Para continuar, ¿por qué España? En términos prácticos, España para mí es el país en el que he estado personalmente (informe de testigo ocular) más cómodo para hacer caminatas por carretera. Camina como un coche. Come como un perro”.

Culturas en el camino

Interpretar los proyectos de Fulton en clave simbólica es una tentación. Le propongo que cuente cómo surgió la idea de caminar, siguiendo un trazado en espiral, entre Finisterre, el fin del mundo para los romanos, y Toledo, la ciudad en la que convivieron las religiones cristiana, musulmana y judía. No lo duda: “Mi caminata, en 2005, de Finisterre a Toledo no trataba principalmente sobre la forma espiral. Tracé el camino basándome en las direcciones de cinco caminatas de costa a costa en España y Portugal que hice entre 1989 y 2004. La supuesta espiral reflejaba las cinco direcciones de la caminata, Este, Sur, Oeste, Norte y de nuevo Este para terminar en el centro del país. Cuando un artista pinta una espiral, puede controlar la escala, el color y la textura. Cuando camino, me coloco en un mundo que no controlo, donde pueden suceder o descubrirse muchas asociaciones, condiciones y coincidencias. Se podría decir que mi pequeña caminata vincula la influencia romana a la coexistencia de las tres culturas. Aun así, para mí se trataba más bien de detenerme al final en Toledo, sabiendo que me rodeaban los 2.498 kilómetros de caminata”.

FOM-icone-fundo-50px