Kirmen Uribe

ortegaPoesía, SO9

Image

KIRMEN URIBE

ALABARI

Ruyard Kiplingek semeari idatzitako “If” irakurri eta gero

Ez utzi inori zure gainetik egoten,
are gutxiago gizonezkoa bada.
Eutsi beti zure duintasunari.
Ez ahaztu lana izatea dela pertsona duin egiten duena.
Izan zure ogibidea inoren mende ez izateko.

Ez zaitez fida botereaz, erabiliko zaitu.
Zaude gutxi daukatenen alboan.
Izan inozoa, ametsik xaloenek aldatu dute mundua.
Dena den, kontuan izan ideiarik ederrenak ez duela zentzurik
pertsona bakar bat zapalduz gauzatzen bada.

Utzi bizitzen, bakoitzak bere usteak eta bizipenak ditu,
errespeta itzazu nahiz eta zure kontrakoak irudi.
Lagundu behar duenari, zabaldu etxea arrotzari,
inolako zalantzarik gabe.
Errespeta sinesgabeak eta sinesdunak eta beraien fedea.

Zaindu zure hizkuntza.
Pentsa ez dela gurea solik,
mundu osoaren altxorra baino.
Mundua egiten du eder euskarak.

Sekula ez sinets ez dagoela zer eginik,
ia beti dago aterabideren bat.
Eta ez balego, onar ezazu.
Galduz ere irabazten da.
Onartu bizitza eta halaber heriotza.
Heriotzaz jabetzea da dugun egitekorik zailena.

Plazer eta zoriontasunari sekula ez ateak itxi.
Maita beti pertsona, generoa kontuan izan gabe.
Azala beti hazten baita eder, gizon ala emakume izan.
Bete zure apetak, baita horretan ere.
Hori bai, nahi ez baduzu, esazu ezetz.

Injustiziari esan ezetz,
eskubideen zapalketari,
bazterketari ezetz.

Gura eta ahal baduzu, izan ama,
umeek erakutsiko dizute umila izaten.
Eta ez bazenu, bizi bizitza bere osotasunean.

Maita oihanak eta maita hiriak.
Egon zabalik kitzika guztiei, ez izan aurreiritzirik.
Beldur bazara, onartu beldurra.
Triste bazaude, egon triste.
Ez dugu zertan une oro zoriontsu eta ausart izan behar.
Entzun ondoan duzunari eta jakintsua izango zara.
Entzun gazteei, entzun adinekoei.

Zaren bezala agertu.
Esan pentsatzen duzuna, nahiz eta hurkoa mindu.
Ikasi akatsetatik.
Ez izan beldur gauzak oker egiteko.
Dena ondo egiten duena harroa eta itsua baita.

Bilatu egunen joanaren edertasuna. Sakonki bizi, baina ez azkar.
Jakin denbora geratzen, gauzarik txikerrenetan arreta jartzen.
Egin zure bidea, zu zara erdigunea.
Saia ametsak betetzen eta ez utzi inori amets horiek zapuzten.

Eta azkenik, ez egin kasu aholkuei.
Ezta neureei ere.


A MI HIJA

No dejes que nadie te domine.
Y menos, si ese nadie es hombre.
Cuida escrupulosamente de tu dignidad,
no olvides que tener trabajo
es lo que hace digna a una persona.
No dependas de nadie, ten tu propio oficio.

No te fíes del poder, te utilizará.
Quédate junto a los que tienen muy poco.
Sé ingenua, los sueños más ingenuos
son los que han cambiado el mundo.
Eso sí, ten en cuenta que una idea, aunque sea la más gloriosa,
pierde su sentido si al materializarse pisotea a una sola persona.

Deja vivir, cada uno tiene sus pensamientos y experiencias.
Respétalas, aunque pienses que son contrarias a lo que tú piensas.
Ayuda al que lo necesita, abre tu puerta al extraño,
sin pensarlo dos veces.
Respeta a los creyentes y a los no creyentes y a su fe.

Cuida de tu pequeña lengua, el euskera.
Transmítela.
Piensa que no es solo nuestro idioma,
sino el tesoro de todo el mundo.

Nunca pienses que no hay solución,
casi siempre hay alguna vía.
Y si no la hay, admítelo.
También se gana perdiendo.
Admite la vida, así como la muerte.
Tener conciencia de la muerte es
la asignatura más difícil que debemos superar.

Nunca cierres las puertas al placer y al deseo.
Ama siempre a la persona, sin fijarte demasiado en el género.
Y es que la piel crece igual de bella en hombres y en mujeres.
Cumple tus deseos, pero si no te apetece, di que no.
Di no a la injusticia,
No a la conculcación de derechos.
No a la exclusión.

Si quieres y si puedes sé madre.
Tus hijos te enseñarán a ser humilde.
Y si no pudieras, vive la vida en su plenitud.

Ama los bosques y las ciudades,
ábrete a cada estímulo que te ofrece la vida.
No tengas prejuicios.
Si tienes miedo, ten miedo.
Si estás triste, estate triste.
No podemos ser a cada minuto alegres y valientes.
Escucha a tu prójimo y serás sabia.
Escucha a los jóvenes y a los mayores.

Muéstrate tal y como eres.
Di lo que piensas, aunque creas que tu opinión
pueda molestar a alguien.
No tengas miedo de meter la pata,
de equivocarte.
El que todo lo hace bien
es arrogante y ciego.

Busca la belleza de los días que pasan.
Vive la vida profundamente, pero no rápidamente.
Aprende a detener el tiempo,
a poner tu atención en las cosas más sencillas.
Recorre tu propio camino, no olvides que tú eres el centro de todo.
Intenta que tus sueños se cumplan
y no dejes que nadie te los destroce.

Y, por último,
No hagas caso de los consejos.
Ni siquiera de los míos.