Recibes este correo porque te consideramos amiga o amigo de la Fundación Ortega Muñoz.
¿Problemas con la visualización del correo? Pincha aquí para verlo en tu navegador.


Boletín de la Fundación Ortega Muñoz

Micro-revista quincenal de arte y naturaleza



¿Y si el arte respirase?

 
http://ortegamunoz.com/wp-content/uploads/2013/07/ortega_munoz_cat_raz_4_cercanias-del_lago_maggiore_c1930.jpg

                                                Godofredo Ortega Muñoz, Cercanías del lago Maggiore, 1930 (Colección particular).
 
 
aasdsad


Abejas y Artes

https://arteynatura.files.wordpress.com/2019/02/pixelache-festival-2016-beehousing.jpg?w=560
Melliferopolis. Bee Housing. Workshop The Other Side Architectures, during Pixelache festival, 2016.

El proyecto Melliferopolis se lanzó en el marco de Biofilia – Base para las Artes Biológicas en la Universidad de Aalto en 2012. Fue iniciado por la artista austriaca, investigadora y apicultora urbana Christina Stadlbauer. Stadlbauer y la curadora independiente y artista Ulla Taipale comenzaron el proyecto en Espoo y Helsinki, con la idea de llevar a las abejas al contexto urbano a través de apiarios públicos y experimentales; liderando talleres que combinan investigación teórica y práctica, actividades prácticas y otros conocimientos culturales y académicos relacionados con Apis mellifera, la abeja europea.


Godofredo Ortega Muñoz, Catálogo razonado, vol. 1



Un paseo virtual por el territorio del primer volumen de la obra completa de Ortega Muñoz, uno de los grandes creadores del contemporáneo paisaje español.

Seguir leyendo


Difunde la palabra
¿Conoces a alguien a quien podría interesarle lo último en arte y naturaleza? Prueba a reenviarle nuestro correo.
 
Ojalá nunca tengamos que decirte adiós
Si no quieres seguir recibiendo nuestra revista, puedes darte de baja aquí.
    
 


Gonzalo Hidalgo Bayal, «La hija de Lovecraft»

https://e00-elmundo.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2016/02/28/14566873614084.jpg
© El Mundo.

Desde chico tuve miedo de un hombre que no debía de vivir lejos de mi casa, un tipo alto, erguido, serio, de andar sombrío y misterioso, con el que me cruzaba todas las mañanas camino del colegio y cuya mirada me infundía un terror de pesadilla. Nunca me dijo nada, pero nunca dejó de mirarme, y, contra lo que pudiera parecer normal, nunca intenté evitarlo, perderme entre otros niños, cambiar de acera o esconderme en un portal hasta que pasara de largo. Era como si el espanto que provenía de sus ojos ejerciera al mismo tiempo sobre mí una atracción hipnótica que me impedía la indiferencia, la huida o el escondite.

 
Philippe Jaccottet
conversa con
Rafael-José Díaz

http://ortegamunoz.com/wp-content/uploads/2013/07/philippejaccottet.jpg

La naturaleza está en el centro de su obra. ¿Puede imaginarse una poesía en la que la naturaleza estuviera ausente?

Creo que esta es una de las fuerzas de la poesía, y sin duda una de sus ventajas. Porque la poesía, de una manera u otra, nos une siempre con lo que en otro tiempo se llamaba el cosmos, una palabra muy rica, que quiere decir al mismo tiempo belleza, adorno, equilibrio, profundidad… Cuando leo poemas que me gustan siempre tengo la impresión de estar abriendo una ventana, de volver a vincularme con el mundo exterior, con el afuera, con lo más próximo o con lo más lejano.

 

Copyright © 2019 Fundación Ortega Muñoz. All rights reserved.

Fundación Ortega Muñoz
Virgen de Guadalupe, 7
Edificio MEIAC, primera planta.
06003 Badajoz

+ 34 924 220 768

info@ortegamunoz.com

boletin@ortegamunoz.com