Pablo Javier Pérez López – Los países de piedra

ortegaPoesía, SO7, Suroeste

PABLO JAVIER PÉREZ LÓPEZ

LOS PAISAJES DE PIEDRA

«Sancho, vezi tu cum ne duce
un noroc prin ţări de piatră ?….»1
Lucian Blaga

En el reflejo del cielo
dibujamos nuestro rostro.
Marea distinta
dormimos en la sombra.
Con las tenazas de la lengua
limpiamos nuestra boca.
Gritamos un país azul
junto a los muertos
y hacemos en el mito perdido
nuestra casa.
Caminamos hacia el sol
en el elefante más melancólico.
La luz nos hace libres
en la dureza de la piedra.

1 “Sancho, ¿Ves cómo nos lleva / la buena suerte por los países de piedra?...”

ÍCONO PERPETUO

«Ce e poezia? Înger palid cu priviri curate,
Voluptos joc cu icoane şi cu glasuri tremurate.
Strai de purpură şi aur peste ţărâna cea grea.»2
Mihai Eminescu

La mirada pura
heredada de las madres.
La contraseña nítida.
El canto relevado.
La voz aérea del pastor mudo.
Un rostro musical.
La máscara en el tiempo.
El signo infinito
que para el río
en nuestros ojos.
Puerta repetida
que nos hace piedra viva.
Oro perdido en otra mano.
Ropa aérea que no muere.
El ícono mágico que convierte
en viento nuestro cuerpo.

2 “¿Qué es la poesía? Ángel pálido con mirada pura / voluptuoso juego de iconos y de voces temblorosas, / ropa de púrpura y de oro sobre la pesada tierra.”

Auriga de Delfos

Aérea como la muerte
se anuda de riendas transparentes.
En la senda más azul
el rostro de un muchacho
nos enseña el verdor del tiempo.
Un rostro verde y femenino
que nos convierte en caballos invisibles.

Puente romano. Salamanca.

¿Con qué luz clara y distinta
se hace el denso blancor
de las tinieblas?
Cruzas sobre las piedras
cuajadas de lágrimas robadas
y gritas en la corriente verde,
sobre las algas aéreas del olvido,
el nombre de todos los muertos.
La memoria es el amor profundo
entre las piedras y los ríos.

«[...]Agora que os deuses partiram,
e estamos, se possível, ainda mais sós,
sem forma e vazios, inocentes de nós,
como diremos ainda margens e como diremos rios?»
Manuel António Pina

Ainda há um homem, só um
que sabe dizer os rios.
Tem a boca grande como a morte
e dos seus dentes, a tremer
nascem os rios mais antigos
os que morreram também nus
aguardando um sentido.
Quando o homem que diz rios
e a mulher que fala margens
se encontram num olhar leve
voltam os mortos.
Os rios só crescem para o passado
tal como os deuses.