Gerardo Diego – Poesía completa (tomos I y II)

ortegaEscaparate de libros, SO8, Suroeste

josé luisbernal salgado

POESÍA COMPLETA (I y II)

Geraldo Diego

Edición, introducción y notas de Francisco Javier Díez de Revenga.
Pre-Textos / Fundación Gerardo Diego
(Biblioteca de clásicos contemporáneos), 2017.

Image

La editorial Pre-Textos, en estrecha colaboración con la infatigable, tenaz y ejemplar Fundación Gerardo Diego, ha vuelto a publicar la Poesía completa del genial poeta santanderino y lo ha hecho en su bella “Biblioteca de clásicos contemporáneos”, que, en cierta medida, recupera para el lector el aroma y el tacto de las añoradas ediciones de Aguilar. La edición de los dos volúmenes en octavo mayor, encuadernados en tela, con sobrecubiertas ilustradas con sendos retratos del autor, en su juventud y en su senectud, reproduce prácticamente el contenido de la edición de Aguilar de 1989, donde vio la luz por vez primera la Poesía casi completa de Diego, poco después de morir su autor, quien, como es bien sabido y se indica notoriamente en las respectivas ediciones, dejó preparados sus versos reunidos para la imprenta tras un larguísimo proceso en el que ocupó buena parte de sus últimos años y tras algunos frustrados intentos editoriales previos, como el de Plaza y Janés. Gracias al buen hacer de Jaime Salinas y a la dedicación y esmero de Javier Díez de Revenga, fructificó en Aguilar aquella primera edición tan necesaria y esperada de la poesía completa del autor, pues no en vano era la última edición de poesía completa o reunida que vio la luz de entre los poetas del canon del Veintisiete. Es verdad que en la edición de Aguilar, la Poesía se presentaba como la primera entrega de una Obra completa que no vería finalmente la luz, al truncarse el proyecto editorial de Jaime Salinas. Habría que esperar, agotada ya la edición de 1989, al año del centenario del poeta, 1996, para que viera la luz la segunda edición de esta poesía reunida, encauzada entonces dentro de un nuevo proyecto de Obra completa en la editorial Alfaguara. En esa nueva edición, la poesía ocupaba los tres primeros volúmenes de la citada obra, a los que seguirían otros cinco tomos de Prosa varia. Ha sido precisamente la editorial Pre-Textos no solo quien ha reeditado la agotada Poesía de Diego, sino quien también ha publicado otros dos espléndidos tomos en que se reúne lo esencial de su Prosa musical, capítulo indispensable para conocer cabalmente al poeta de los “versos diversos” y de una exuberante polifonía, tomos que culminan felizmente el ya antiguo proyecto de Obra completa.

Esta nueva edición de Poesía, amén de recoger la casi totalidad de la obra lírica de Diego, ofrece las versiones últimas de ciertos libros y rescata interesantes prólogos o anotaciones que en su día acompañaron a las ediciones sueltas, a los que se añaden el clarificador prólogo a la edición del propio autor, escrito desde el otero de la madurez, y el trabajo ecdótico y los valiosos juicios valorativos del editor, Díez de Revenga, en su introducción (cabe destacar que Díez de Revenga ha añadido a las páginas de su introducción de 1989, unas nuevas páginas fechadas en 2016 que resultan reveladoras por su lectura madura y continuada de la obra dieguina). Todo ello está acompañado de una apreciable documentación fotográfica (mínimamente diferente de la ofrecida en las ediciones de Aguilar y Alfaguara), que ilustra e ilumina acertadamente la biografía poética de Diego; así como de las reproducciones de las cubiertas o portadas de los libros reunidos. Cada volumen además está rematado por un utilísimo índice de títulos y primeros versos.

Diego ordena su obra considerando los libros como unidades poéticas, más que como unidades bibliográficas, de ahí que no distinga, por ejemplo, la primitiva Soria. Galería de estampas y efusiones de la posterior Soria que incluye a aquella. Por otra parte, Diego normalmente no incluye en su Poesía completa los libros meramente antológicos y si lo hace, como en el caso de Romances o Poesía amorosa, sólo incluye los poemas de estos no recogidos en otros libros, pues su criterio es que el poema se acomode en el libro adecuado y originario. En realidad, el mayor problema de la “Poesía completa” era su ordenación, dada la intrincada y a veces laberíntica historia editorial de los libros. Por fortuna en esta edición tenemos materializada la voluntad última del autor al respecto, pues suya es la responsabilidad de la disposición de los libros y su contenido. Como Diego manifiesta con gracia en el prólogo introductorio, espera que las notas, índices de poemas, alternancias, listas y aclaraciones de la edición, permitan que “cada unidad de texto, cada bólido poemático caiga en su sitio en la hora definitiva de la resolución”.

Para el lector poco familiarizado con la poesía del santanderino, el interés textual de estas “poesías completas” reside no solo en la citada ordenación y redistribución de textos que el poeta hace, buscando el “sitio” adecuado en el conjunto a “cada bólido poemático”, o en el indudable interés que tiene la reunión efectiva de todos sus libros, reunión meritoria en un poeta de trayectoria editorial harto compleja, sino que reside también en la inclusión en esta Poesía completa de una nutrida última sección o parte, con categoría de libro o “prelibro natural” –en palabras del poeta–, titulada Hojas, cuyo anticipo explícito había sido ofrecido en Cometa errante (1985). En Hojas el poeta dispone un conjunto de series (prelibros), dieciséis en total, que rescatan poemas escritos durante toda su vida o bien que continúan libros ya publicados, precisando incluso la naturaleza de algunos de estos; es decir, en Hojas el poeta recoge sobre todo una poesía varia de senectud que va completando su producción anterior. Esto es muy interesante pues corrobora en la madurez del poeta, desde el título, Hojas, hasta la naturaleza compositiva de sus partes o series, un rasgo distintivo del quehacer diverso, heteróclito y a la vez trabado y polifónico de toda la poesía de Diego.

Hojas es, pues, a la postre, un magnífico “prelibro” con valor de epítome de la multiformidad, polimusía, diversidad y natural abigarramiento de la poesía toda de Gerardo Diego, confirmando esa simultaneidad sucesiva, durante más de sesenta años, que caracteriza la poesía varia del santanderino. Además, Hojas, en tanto coda de la reunión de la obra poética de Diego en su poesía completa, testimonia el vigor creativo de su autor hasta su último aliento, con una poesía de senectud que no desfallece sino que antes bien corrobora la plena coherencia y fidelidad de su obra poética conjunta a esa citada diversidad y polimusía, tanto en las atenciones y motivos sugeridores de los poemas, como en las formas y técnicas expresivas. De manera sorprendente Diego ha sabido ser fiel a la Poesía con mayúsculas, viviendo, durante una vida larguísima, encerrado libremente y sin reproches en su laboratorio poético, con su bodega y su azotea. Y esa fidelidad produjo una escritura sostenida y rigurosa pese a los envites furiosos de la historia y al devenir de su existencia. Por todo ello Hojas culmina un árbol poético frondoso, como una cima granada y meritoria, cuya sombra inagotable regala al lector más exigente.

Cabe felicitar, pues, al editor y a la Fundación Gerardo Diego por esta nueva edición de la poesía del autor de Alondra de verdad, guiada con sabia mano por Javier Díez de Revenga, uno de los mayores expertos en la obra del santanderino y en los autores de la Edad de plata. A buen seguro esta nueva edición permitirá a nuevos lectores disfrutar de una de las obras más originales y apasionantes de la poesía española del siglo XX.