Hasier Larretxea

ortegaPoesía, SO9, Suroeste

HASIER LARRETXEA

AHANZTURAREN itzalpean
haizearen xuxurla gara.

Birikak berriz ere haizatuko ez dituen
oihartzun bera.

Nola ireki, lumak kolore eztandari hala,
esternoia.

Ez gara baso bereko hostoak.
Haizeak ez gaitu era berean birrinduko.

Nola ikusi, paisaia ezteztapen berri bat denean.
Itxaronaldia, arnasketaren etena.

Nola bizi haizerik ez badago.
Bizipenak erretako argazkien errautsa badira.

Okertutako memoriaren labar indargea.

Oihanartean, isildutako pausoaren urruntzea.

Iragaiterik ez diren bazterretan
zintzilikatutako errosarioak.

Zeri besarkatu heldulekurik ez badago.
Iraungi da ahanztura azken hatsaren tunelean.

Iluntasunaren erreflexuan baino ezin dugu elkar ikusi.
Itzalpetako dantza errarian, ifrentzuen maskara(d)an.

Kandelen argitasun-ahurrean.
Perfilez baino ez dakusagu
errealitateak jaurtikitako txanpon erdoildua.
Haragia biziraupenaren zauria da.

Zintzilikatutako aurrejuzguen eskama.

Ihes egindakoen memoriaren itzal-babeslea.
Erakustera ausartu gabeko keinuen posta kodea.

Dardararen zirkuitulaburra.

Begirada bakoitzean aterperatutako esanahien lurmurturra.

Nola izendatu, izendaezinaren hutsunea.

Nola adierazi isiltasuna isil-gordeen enbuduan
soka batek ezpainak inguratuak badizkigu,
mingaina sugearen pozoina bada.

Nola kulunkatuko dugu ahanztura
hitzak listu bilakatu bazaizkigu,
izendatzeko ahalmena ebatsi badigute.

Ez gaitu entzutera prest ez direnen
iseka putzu batek baino banatzen.

(Batzuen ametsak bertzeen zelai zulatuak dira, Pamiela, 2018)


EN la sombra del olvido
somos el susurro del viento.

El mismo eco
que no inflará de nuevo los pulmones.

Cómo abrir, como las plumas a la explosión de colores,
el esternón.

No somos hojas del mismo bosque.
El viento no nos destruirá de la misma manera.

Cómo ver, cuando el paisaje es una nueva negación.
La espera, la interrupción de la respiración.

Cómo vivir si no hay viento.

Si las vivencias son polvo de las fotografías quemadas.
Acantilado débil de la memoria torcida.

En la espesura, el alejamiento del paso silenciado.

En los márgenes intransitables
rosarios que cuelgan.

A qué abrazarse si no hay asideros.
Se extingue el olvido en el túnel del último suspiro.

Sólo podemos vernos en el reflejo de la oscuridad.
En el baile de sombras equivocado, en la máscara(da) del revés.

En la luminosidad cóncava de las velas.
Sólo vemos de perfil
la moneda roñosa que nos lanza la realidad.

La carne es herida de la supervivencia.
Escama de los prejuicios que cuelgan.

Sombra protectora de la memoria de quienes huyeron.
El código postal de los gestos que no se atrevieron a mostrar.

El cortocircuito del temblor.
El cabo de los significados cobijados en cada mirada.

Cómo nombrar, el vacío de lo innombrable.

Cómo expresar el silencio en el embudo del sigilo
si una cuerda nos rodea los labios,
si la lengua es veneno de la culebra.

Cómo acunaremos el olvido
si las palabras se nos han convertido en saliva,
si nos han robado la capacidad de nombrar.

No nos separa más que un charco de insultos
de quienes no están preparados a escucharnos.


LERROKATU ginen.
Lerro, errolda,
pasabide.

Izan ginen.
Goroldio, anker,
bidezidor.

Paretaren kontra.
Pasa, zurt,
luze.

Zubiak parez-pare.
Erreformek guttiagotu
zuten erorketarako
joeraren arriskua.

Haur ginen.
Kromo, kanika,
bizikleta eta kantu.

Heldutu ginen.
Grunge, dark,
hardcore.

Oskolak abandonatu genituen.
Koloretako jauntziak.
Barroteak aterpeetan bilakatu.
Pegatinez paretak estali.

Moztu gabeko belar txarrak
ez du itzulbiderik.

Leloak bizitza angeluetan.
Dena kontra, denarengatik haserre.
Iratze belarra infusio antzaldatuetan.

Erori ginen.
Baldar ginen.
Putzu ginen.
Puztu.
Busti ginen.
Zikindu. Lohitu.
Kolpatu.

Lurra zen gure bandera
berria. Bere erraiak.
Guduen zelaia.

Orbainek egin gintuzten.
Narrastiaren azalak.
Otsoaren begiek.
Arranoaren hegalek.
Kobazulokoak nahi gintuzten.

Kale ginen, iraileko irribarre,
goiz-argi, txinparta,
irriño eta zirrararen algara.

Hautsitako intxaur azal bakotxean
desegin ziren
frutaren forma zuten
bihotz kolpatuak.

Gozotasuna iragankorra da.

Nahi izan ez genuen guzti hori gara.
Amestu ez genuen landa,
lohia, natur-ihintzaz bataiatua

(Batzuen ametsak bertzeen zelai zulatuak dira, Pamiela, 2018)


NOS alineamos.
Línea, censo,
tránsito.

Fuimos.
Musgo, cruel,
sendero.

Contra la pared.
Pasa*, firme,
largo.

Los puentes de par en par.
Las reformas minimizaron
la peligrosidad de la tendencia
de la caída.

Fuimos niños.
Cromo, canica,
bicicleta y canto.

Crecimos.
Grunge, dark,
hardcore.

Abandonamos los cascarones.
Las prendas de colores.
Los barrotes convertidos en cobijos.
Cubrimos de pegatinas las paredes.

La mala hierba sin cortar
no tiene camino de retorno.

Los lemas en ángulos de vida.
Todo en contra, enfadados por todo.
La hierba de helecho en infusiones transformadoras.

Nos caímos.
Fuimos torpes.
Fuimos charcos.
Hinchados.
Nos mojamos.
Ensuciamos. Embarramos.
Golpeamos.

La tierra fue nuestra
nueva bandera. Sus entrañas.
El campo de batalla.

Las cicatrices nos hicieron.
La piel del reptil.
Los ojos del lobo.
Las alas del águila.
Nos quisieron de las cavernas.

Fuimos calle, sonrisa de septiembre,
luz de la mañana, destello,
carcajada de la emoción.

Los corazones golpeados
que tenían la forma de la fruta
se deshicieron
en cada cascarón roto de nuez.
La dulzura es efímera.

Somos todo aquello que no quisimos.

El prado que no soñamos,
barro, bendecido por el rocío de la naturaleza.

* En la modalidad de pelota a mano si la pelota cae por detrás de la línea 7 o marcada como P en el frontón es “pasa”, con lo que el jugador que haya sacado tiene otra oportunidad. Si al sacar en su segunda oportunidad la pelota vuelve a caer detrás de esa línea, es tanto del otro equipo.