Del otro lado. Un facsimil de Ortega Muñoz

ortegaExposiciones

UN FACSIMIL DE ORTEGA MUÑOZ

Del otro lado

del 15 de junio de 2017 al 15 de septiembre de 2017  

Comisario: Guillermo Trapiello

Ortega Muñoz no pintaba del natural. Entendía el arte como una búsqueda interior. A veces, mientras creaba su propio estilo, al volver a su estudio diseñaba de memoria unos bocetos que le permitían reflexionar sobre lo que había visto para después elaborar, lentamente, lo que finalmente se convertiría en la obra. Esos apuntes (prue­bas de gama, esbozos), no daban lugar necesariamente a una obra, ni suponían la antesala de una pintura acabada. Le servían para destilar lo que en principio había quedado indeterminado en su inicial contemplación de la naturaleza. Luego los iba destruyendo conforme consideraba agotado lo que podían revelarle. Los ejemplares que ahora se publican son los únicos que se han conservado gracias a Leíto, su mujer, que los guardó como una prenda de amor.

Organizada por la Fundación Ortega Muñoz, se presentó en junio de 2017 en el MEIAC, la exposición Del Otro lado. Ortega Muñoz; así como la edición facsímil que con el mismo título se ha hecho de las 32 obras (gouaches y apuntes sobre papel), pertenecientes a un ciclo de trabajos suyos extraordinariamente interesantes y rigurosamente inéditos hasta la fecha. Se trata de una auténtica rareza celosamente custodiada por los herederos del pintor y de una verdadera joya, tanto por su interés documental, como por su valor artístico.

Image

Edición: Fundación Ortega Muñoz Prólogo y cuidado de la edición: Andrés Trapiello Fotografiado, retocado y estampado: Unidad Móvil Fotografía Especializada Diseño Gráfico: Guillermo Trapiello

Image

Edición: Fundación Ortega Muñoz Prólogo y cuidado de la edición: Andrés Trapiello Fotografiado, retocado y estampado: Unidad Móvil Fotografía Especializada Diseño Gráfico: Guillermo Trapiello

La edición fue realizada por el escritor y tipógrafo Andrés Trapiello, autor del ensayo con el que se presenta el facsímil y responsable, junto a su hijo Guillermo, del diseño y características formales de la publicación. La exposición se completó con algunos ejemplares realizados igualmente en colaboración con su hijo Guillermo Trapiello y con los diseños que este realizó para la serie de novelas cervantinas de su padre. La excelencia y méritos reconocidos a Trapiello por sus trabajos tipográficos para editoriales como Trieste y La Veleta, ha tenido continuidad en los proyectos que ambos comparten, o en los que lleva a cabo en solitario el joven arquitecto madrileño, para editoriales como Destino y Planeta, o al frente de proyectos editoriales como Walk With Me, o Negocios Raros.

La exposición muestraba pues, no sólo una faceta hasta ahora desconocida en la producción del que fuera uno de los artistas españoles más señalados de su tiempo, sino también la importancia del trabajo realizado por el taller de los Trapiello a la hora de concebir el libro y el trabajo editorial como una más entre las bellas artes.